26 de marzo de 2019
  • Lunes, 25 de Marzo
  • 26 de diciembre de 2010

    El Plan Parcial de la operación Chamartín saldrá adelante previsiblemente en enero

    MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La luz verde para aprobar definitivamente el Plan Parcial de la operación Chamartín podría llegar en enero, cuando el Ayuntamiento de Madrid reciba por parte de la Comunidad la ratificación del convenio para la ejecución del desarrollo urbanístico, un trámite necesario para sacarlo adelante.

    La sorpresa llegó este diciembre a la comisión ordinaria de Urbanismo cuando, por segundo mes consecutivo, el punto del orden del día relativo a la operación Chamartín debía ser retirado ante la falta del documento que tendría que haber remitido la Consejería que dirige Ana Isabel Mariño.

    El convenio urbanístico fue firmado el 23 de diciembre de 2008 entre el Ayuntamiento, la Comunidad, el Ministerio de Fomento, ADIF, Renfe Operadora y Desarrollo Urbanístico Chamartín (DUCH). Mariño ya explicó semanas atrás que su departamento calcula que en enero el Ayuntamiento podría aprobar el Plan Parcial justificando el retraso por los "largos y complicados procesos" que se encuentran detrás de operaciones como ésta.

    CLAVES DE LA OPERACIÓN

    Este desarrollo supondrá la construcción de más de 16.000 viviendas en el norte de la capital, de las que 4.000 serán protegidas, y la modernización del norte de Madrid capital. Tras 15 años de negociaciones infructuosas, la operación conseguía desbloquearse a través de un proceso en el que se invertirán un total de 10.953 millones de euros procedentes de los beneficios de la propia operación.

    En concreto, 1.800 millones irán a urbanización e infraestructuras, mientras que 5.650 millones serán para edificios lucrativos, otros 1.100 irán destinados a dotaciones públicas y los 2.400 millones restantes se destinarán al by-pass norte, a la remodelación de Chamartín y a otras actuaciones ferroviarias del Ministerio y el Ayuntamiento.

    Así, el proyecto generará 20.000 puestos de trabajo durante los doce años que se prevé dure su ejecución, cifra que podría elevarse hasta los 25.000 en el periodo comprendido entre 2010 y 2013. Una vez finalizada la operación, se crearán 68.000 empleos estables en las oficinas y otros equipamientos terciarios que se abran en el nuevo ámbito, como hoteles, superficies comerciales y equipamientos privados.

    Además, contará con una nueva línea de Metro que discurrirá subterránea a lo largo de la prolongación del actual Paseo de la Castellana. Esta línea partirá desde la estación de Chamartín en dirección norte y contará al menos con cuatro paradas a lo largo de este eje.

    Con este proyecto, el Paseo de la Castellana llegará a cruzarse con las carreteras de circunvalación M-30 y la M-40, para lo cual se ha previsto la construcción de enlaces adecuados que faciliten la circulación. Así, se crearán el Nudo Norte con la M-30 y el Nudo Fuencarral con la M-40.

    Para garantizar la fluidez del tráfico y una correcta comunicación entre los barrios situados a ambos lados de la futura prolongación del Paseo de la Castellana, el proyecto ha incluido la creación de cinco grandes avenidas transversales, una de ellas subterránea, que se repartirán regularmente a lo largo de toda la vía.