23 de marzo de 2019
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 17 de junio de 2008

    La Policía desmantela dos locales de apuestas hípicas ilegales en Madrid

     

    La Policía desmantela dos locales de apuestas hípicas ilegales en Madrid
    EP
    Foto de la Noticia
    Foto: EP + Ampliar

       MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -  

       Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en Madrid dos establecimientos de hostelería en los que se practicaban apuestas hípicas ilegales. En uno de los locales se encontraban 31 personas practicando un tipo de apuestas denominado "poule", mientras que en el otro establecimiento fueron localizadas 9.

      Asimismo, han sido intervenidos casi dos mil euros y todos los efectos necesarios para desarrollar esta actividad ilícita.

       En la investigación, realizada por el Servicio de Control de Juegos de Azar, perteneciente a la Comisaría General de Policía Judicial, se ha localizado una red de establecimientos de hostelería en los que se realizan diferentes apuestas sobre carreras de caballos. Estas apuestas ilegales son organizadas principalmente los fines de semana y no cuentan con la autorización de la Comunidad Autónoma de Madrid. En el marco de esta operación han sido desmantelados estos dos locales, considerados de los más activos de la capital.

       En uno de los establecimientos se encontraban practicando apuestas 31 personas y fueron incautados 1.955 euros, un aparato de sorteo compuesto por tres mini bombos, papeletas y diverso material empleado en el juego. Cuando los agentes accedieron a este lugar, todos los participantes se encontraban en el interior del salón-comedor atentos a la subasta. En ese instante, el director de apuestas se encontraba subido en una silla y voceaba la puja por uno de los caballos.

       En el otro establecimiento hostelero se encontraban nueve personas y se intervinieron los efectos empleados para llevar a cabo esta actividad ilícita.

       El tipo de juego que practicaban se denomina "poule". Se trata de una apuesta local que nada tiene que ver con las apuestas organizadas en el hipódromo. Estas últimas están legalmente autorizadas y sometidas a autorización previa en los términos previstos en el Reglamento por el que se regulan las apuestas hípicas en la Comunidad de Madrid.  

       Normalmente estas apuestas clandestinas se celebran en establecimientos de hostelería, concretamente en la zona del salón-comedor, donde se habilita una especie de mesa de control. En ese espacio se ubican el director de apuestas y sus auxiliares con los elementos necesarios para la realización de esta modalidad de apuestas (bombos o saquitos para el sorteo, papeletas, caja o el programa de carreras).

       Alrededor de la mesa de control se colocan los participantes, sentados en las diferentes mesas del salón que suelen estar unidas unas a otras, según la disposición del local. Estas apuestas suelen tener cobertura informativa y publicidad en revistas que informan sobre las carreras de caballos.

    LA APUESTA "POULE"

       El desarrollo de este tipo de juego es un tanto complejo. En estas apuestas la mayoría de los participantes son aficionados o personas relacionadas con el mundo del caballo.

       En primer lugar, cada jugador o apostante compra una serie de números, cuyo precio está previamente establecido. Si, por ejemplo, cada número tiene el precio de un euro, al jugador que aporta 30 euros se le asignan 30 números, y así sucesivamente.

       Finalizada la asignación de números, se procede al sorteo o asignación de caballos que disputan cada carrera. Si se sorteara el caballo número 5 y saliera el número 45, el portador de la papeleta con el 45 sería el dueño en principio de ese caballo.

       Posteriormente, el director de apuestas procede a realizar una subasta de los caballos participantes en las carreras. Cada jugador puja por el caballo que le interesa y considera favorito. Si continuamos con el supuesto de la puja por el caballo número 5, el poseedor de la papeleta con el 45 es propietario del 50 por ciento del caballo, mientras que el que haya pujado más alto poseería el otro 50 por ciento.

       Los premios se suelen abonar a la semana siguiente, una vez que se han disputado las carreras y se ha descontado el porcentaje que deduce la organización. Normalmente, también suelen celebrar algún sorteo extraordinario entre los participantes.