11 de noviembre de 2019
29 de julio de 2009

PSOE vuelve a rechazar una propuesta para instar al Gobierno a abordar la financiación local a la vez que la autonómica

IU y PP respaldan la iniciativa, rechazan que se relegue hasta 2011 este asunto y exigen que se finalice antes de que acabe este año

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal Socialista en Madrid volvió a rechazar hoy durante la celebración del Pleno de julio una iniciativa, esta vez de IU, para instar al Gobierno central a abordar con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) la financiación local para llegar a un acuerdo al respecto antes de diciembre de 2009, y no esperar hasta 2011 como el Ejecutivo central ha sugerido.

En la enésima ocasión que se debate este asunto entre los miembros de la Corporación madrileña, los socialistas rechazaron de nuevo enfrentarse a la postura del partido a nivel nacional, alegando, por boca del portavoz Pablo García-Rojo, que "la proposición, más allá de la fecha, no añade contenido al debate de la financiación, no plantea una solución al problema".

"El Gobierno de España llevará a buen puerto este proceso en una situación difícil económicamente", aseguró, reprochando al delegado de Hacienda, Juan Bravo, que "ahora le da por convocar manifestaciones de alcaldes" tras haber abandonado la Vicepresidencia de la Comisión de Hacienda de la FEMP, encargada inicialmente de negociar la financiación de las haciendas locales.

Por su parte, el responsable municipal le recordó que "hace quince días el Consejo de Política Fiscal y Financiera acordó un nuevo modelo autonómico" sin alcanzar un acuerdo similar para vincular ambas reformas. "Fue un jarro de agua fría para los ayuntamientos, a quienes nos citó para 2011", aseguró el edil, recordando que fue el propio Gobierno socialista el que "se comprometió en 2008 a vincular la financiación local y autonómica".

"La proposición de IU está llena de sentido común y responsabilidad porque todos los ayuntamientos tienen un problema histórico en la financiación de sus competencias. Relegados por el protagonismo de las comunidades, la hora de los ayuntamientos siempre llega tarde y, cuando llega, se encuentra con las arcas vacías", espetó.

MISMAS REGLAS PARA TODOS

En respuesta a las justificaciones del socialista, Bravo se preguntó "qué hay que argumentar a estas alturas sobre la necesidad de reformar la financiación local", y respaldó al presidente de la FEMP, Pedro Castro, cuando exigió al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que "establezca las reglas del juego sobre cómo participarán los ayuntamientos de los recursos de las comunidades autónomas".

Por su parte, el portavoz de IU, Daniel Álvarez, subrayó que reclamaciones similares emanan de todos los consistorios del país, y reclamó el apoyo a su propuesta para poder "impulsar a la FEMP para llegar a un acuerdo". Sobre el retraso de la negociación otros dos años más, la coalición de izquierdas consideró que responde a "intereses de partido" y criticó que "rompe el equilibrio territorial". Además, rechazó que esto permitirá a la Comunidad de Madrid "mantener la privatización de servicios".

"Se anuncian soluciones a corto plazo, las mismas que este año, un nuevo fondo de inversión, soluciones puntuales que no servirán para emplear estos fondos a gastos corrientes, que es lo que lleva a los ayuntamientos a convocar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE)", criticó, exigiendo el "refuerzo del papel de la FEMP" para negociar la financiación local "antes de que acabe 2009".

POLÉMICA POR UNA FOTO

Durante el debate sobre la propuesta, el delegado Bravo enseñó una fotografía de un medio de comunicación para criticar que Castro "humille a los ayuntamientos españoles" al aceptar la propuesta del Ejecutivo de posponer la negociación de la financiación local. En la imagen, el presidente de la FEMP aparece inclinando la cabeza delante del vicepresidente de Coordinación Territorial, Manuel Chaves.

"Creo que se ha sobrepasado", le reprochó García-Rojo, quien a su vez se preguntó si la fotografía de Castro y Chaves es en algo diferente a la "inclinación del ex ministro Josep Piqué ante (el ex presidente de Estados Unidos, George W). Bush, en su visita oficial a España".