28 de enero de 2020
  • Lunes, 27 de Enero
23 de junio de 2009

El Teleférico celebra el viernes su 40 aniversario con 10 millones de trayectos y con tarta y viajes gratis para visitantes

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Teleférico de Madrid celebra el viernes su 40 aniversario con 10 millones de personas transportadas en todo este tiempo, que han podido contemplar una de las mejores vistas panorámicas de la capital.

El Teleférico cuenta con una tecnología punta que fue en su día toda una revolución en lo que a este tipo de construcciones se refiere "y que aún hoy en día sigue estando a la cabeza en cuanto a fiabilidad y seguridad", señaló la empresa que gestiona las instalaciones.

El Teleférico de Madrid quiere celebrar su 40 cumpleaños por todo lo alto el viernes a partir de mediodía, coincidiendo con el mismo día de su inauguración pero hace 40 año. Así, invitará a todos sus visitantes a compartir una gran tarta de cumpleaños mientras disfrutan de un agradable paseo con una vista panorámica de la ciudad. Además se sorteará un bono-parque entre los visitantes de ese día y podrán viajar gratis las personas que traigan una foto antigua del teleférico.

CONSTRUCCIÓN SUIZA

El 26 de junio de 1969, el entonces alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, en compañía de su esposa, realizó el viaje inaugural del Teleférico Rosales-Casa de Campo, en una cabina engalanada con banderines de fiesta. Por acuerdo plenario del Ayuntamiento, el 19 de julio de 1967 se adjudicó a la empresa Teleférico de Rosales la concesión de una parcela de 1.500 metros en la Casa de Campo para construir sus instalaciones. En la actualidad, la empresa pertenece al Grupo Parques Reunidos.

La construcción del Teleférico fue obra de la empresa suiza Von-Roll, que lo tuvo a punto tras un año de intenso trabajo. El Teleférico es de sistema bicable. Dispone de 80 cabinas, cada una de ellas con capacidad para cinco personas, y recorre una distancia de 2.457 metros, alcanzando una altura máxima de 40 metros. La estación motora se encuentra a 627 metros sobre el nivel del mar y la tensora a 651. Tiene una capacidad para 1.200 pasajeros por hora y su velocidad es de 3'5 metros por segundo, tardando 11 minutos en realizar el trayecto.

"Y, aún hoy en día, sigue siendo considerado, en este tipo de transporte, el más moderno por su alta tecnología y fiabilidad y el mejor medio de transporte para llegar al corazón del pulmón verde de Madrid, la Casa de Campo. Es rápido, evita el tráfico de la ciudad, no es necesario preocuparse por el aparcamiento y además es ecológico", destacó la empresa que gestiona las instalaciones.

MADRID, A VISTA DE PÁJARO

El visitante comienza el recorrido en el Paseo del Pintor Rosales, una de las zonas de esparcimiento y paseo más concurridas de la capital de España. Un paseo que comienza sobrevolando el Parque del Oeste y la Rosaleda, continúa por encima de la antigua estación ferroviaria de Príncipe Pío, construida en el siglo XIX y hoy transformada en un importante intercambiador de transportes y en un gran centro comercial, y sobre las dos ermitas de San Antonio de la Florida, famosas por estar una de ellas decorada con frescos de Francisco de Goya.

Después de atravesar el río Manzanares se adentra en la Casa de Campo, para finalizar su recorrido junto a la plaza de los Pasos Perdidos. En esta terminal hay un restaurante-cafetería y un aparcamiento para vehículos. Durante todo el recorrido, con sólo levantar la vista y mirar a un lado y a otro, se puede disfrutar de una de las panorámicas más bella de Madrid, muy aprecida por los amantes de la fotografía.

Desde el Teleférico se puede ver también el Ministerio del Aire, el Templo egipcio de Debod, los rascacielos de la Plaza de España, el famoso 'pirulí' de Torrespaña, el Palacio Real con los jardines de estilo clásico del Campo del Moro a sus pies, la Catedral de la Almudena, la Iglesia de San Francisco el Grande con su majestuosa cúpula.

Pero sobre todo se puede contemplar con precisión la Casa de Campo. Desde la cabina se puede observar la inmensidad de un extenso paisaje con especies vegetales autóctonas. El Teleférico se desliza sobre las copas de castaños, encinas, plátanos, fresnos, sauces, mientras, desde la cabina, se divisa a los visitantes de la zona verde, el Lago con sus barcas, el Parque de Atracciones que también está de aniversario y un poco más allá el Zoo.

El Teleférico de la Casa de Campo cuenta además con Pumba, un parque infantil, una cafetería y una terraza. La tarifa del trayecto de ida es de 3,5 euros y la de ida y vuelta 5,10. En los meses de junio, julio y agosto el horario es de lunes a viernes de 12 a 21 y los sábados y domingos de 12 a 21.30 horas.