5 de diciembre de 2020
1 de septiembre de 2007

El trapero, sustituido por 'recogedores informales' que venden el papel de pequeño comercio y particulares para reciclar

En la región se recuperaron 143.442 toneladas de papel en 2006, unos 23,87 kilos per capita, sin contar a las grandes empresas

MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

El trapero de antaño ha sido sustituido en Madrid por los llamados 'recogedores voluntarios o informales', personas que se mueven por la ciudad con camionetas para hacer 'la busca', la recogida del cartón desechado por los pequeños comercios, universidades, colegios e incluso edificios de viviendas que venden al peso a recolectores más grandes para reciclar.

El director de Reciclado de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel), David Barrios, explicó a Europa Press que "el tradicional hombre que iba con un carrito recogiendo papel por la calle ya no existe, porque los contenedores han quitado parte de su sentido y porque ya no se pasa necesidad como antes".

Sin embargo, su lugar ha sido ocupado por estos 'recogedores informales', que en grupos de cinco o seis trabajadores, se mueven con furgonetas por la ciudad en busca de papel. Tan sólo en la ciudad de Madrid, Aspapel calcula que podría haber unas 15 furgonetas dedicadas a esta labor.

"Aunque está bien que existan, porque recogen papel del pequeño comercio, en realidad se trata de un trabajo 'en negro', lo que daña la imagen y carece de seguridad laboral. Lo suyo sería que fueran los ayuntamientos los que organizaran y contrataran este servicio", apostilló Barrios.

Estos 'recogedores voluntarios' llevan su mercancía a alguna de la treintena de empresas recuperadoras de papel más grandes que existen en la región y que están agrupadas en Repacar. Ellas compran estos lotes de papel y cartón al peso según el precio del mercado y la calidad y tipo del material.

El siguiente paso en la cadena del reciclaje pasa por las fábricas de papel. En Madrid existen dos: la de Holmen Paper, en Fuenlabrada, que es "la más grande del sur de Europa y una de las más grandes del mundo", explicó Barrios. En ella se llega a tratar una tonelada de papel al año. La otra planta de reciclaje, más pequeña, es la Papelera Centro, ubicada en Arroyomolinos. Entre las dos producen el 8 por ciento del total nacional.

RECUPERAN MENOS DEL 30%

No obstante, la labor de estos 'traperos motorizados' tiene un peso relativo en el grueso del reciclado total. Según Barrios, "el 60 por ciento del papel que se recupera se consume en el ámbito industrial y comercial, y se hace a través de empresas especializadas". Se trata sobre todo de cajas y envases para el transporte de mercancías, que permanecen en los comercios hasta que la compañía con la que tienen contratada la recogida de papel y cartón los lleva a las papeleras para venderlo.

Sólo el 40 por ciento del papel que se consume proviene del pequeño comercio o de los ciudadanos. Una parte se recupera a través de los contenedores y los puntos limpios y, el resto, a través de los 'recogedores informales' que esporádicamente pasan por tiendas pequeñas, escuelas y viviendas para transportar pequeños lotes de papel.

Según datos de Aspapel, en la ciudad de Madrid se recicló, entre 2005 y 2006, el 11,21 por ciento del total español, unos 23,54 kilos por persona. Sin embargo, ninguna localidad de la región se situó entre las 30 ciudades españolas que más reciclaje minorista realiza.

En total, los contenedores azules, los puntos limpios y la recogida punto a punto en la Comunidad de Madrid supuso la recuperación de 143.442 toneladas en 2006, unos 23,87 kilos por persona. Con estas cifras, la región fue la segunda en esta materia, tan sólo por detrás de Cataluña, donde se recogieron 230.354 toneladas el año pasado, 32,29 kilos por persona.

En España se recuperaron un total de 934.062 toneladas de papel y cartón por estas vías, y sin contar el papel que utilizan las grandes empresas, durante 2006, unos 20,89 kilos por persona de media. En todos los casos, se ha producido un incremento en el número de toneladas desde 2001 y hasta la actualidad.

Contando todas las formas de recuperar el papel para su reciclaje, en España se consiguió tratar 4,6 millones de toneladas al año, aproximadamente el 59 por ciento del papel que se consume anualmente.

En concreto, cada español utiliza unos 176 kilos de papel en más de 300 usos relacionados con la educación, la cultura, el arte, la comunicación, el comercio, la higiene o la sanidad, según los datos de Aspapel.

GRAN PARTICIPACIÓN POPULAR

Por otra parte, datos de Ecoembes, empresa sin ánimo de lucro dedicada al diseño y gestión de un sistema para la recogida selectiva y periódica de residuos, apuntan a que el 75 por ciento de los madrileños declara separar en su hogar los residuos de plástico, y el 73 por ciento, hacer lo propio con el papel y el cartón.

La media nacional que admite realizar una recogida doméstica selectiva se sitúa en 73 por ciento, muy por debajo de la media de la Comunidad de Madrid, donde el 87 por ciento de los encuestados afirman hacerlo.

El perfil del 'reciclador' habitual es una mujer de 41 años, ama de casa, residente en municipios de más de 50.000 habitantes, y que considera el reciclaje como gratificante y un deber de ciudadano responsable.

Por su parte, Ecoembes describe a los que menos contribuyen al reciclado como hombres de hasta 39 años que viven en grandes ciudades, no se preocupan por su futuro y trivializan el problema del reciclaje.