20 de noviembre de 2019
29 de julio de 2009

Tres asesores de la Consejería de Interior declararán mañana como imputados ante la jueza

Se investiga si hubo malversación de fondos por parte de Interior para sufragar los gastos de los supuestos espionajes

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los asesores de seguridad eventuales de la Consejería de Interior, José Oreja, Antonio Coronado y José Luis Caro Vinagre, declararán mañana en calidad de imputados ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid, Carmen Valcarce, que investiga el caso de los presuntos espionajes a políticos de la Comunidad de Madrid.

Según una providencia a la que tuvo acceso Europa Press, la juez justifica esta petición en las gestiones realizadas por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal, en el marco de la investigación sobre si hubo malversación de fondos por parte de la Consejería de Interior para sufragar los gastos de los supuestos espionajes sufridos tanto por el ex consejero de Justicia Alfredo Prada como por el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ambos del PP.

Precisamente, Cobo recomendó hoy a los tres ex guardias civiles que mañana "digan la verdad". "Mi recomendación es que se diga la verdad, porque otras personas, que públicamente dicen una cosa van contando otra en privado, incluso a los medios de comunicación, con lo cual yo me fiaría muy poco de aquellas personas que en este momento pueden pedirles que sigan manteniendo una versión que no es la real", afirmó.

Además, el vicealcalde recordó a los agentes que "nadie de buena fe les va a reprochar que cuenten qué labores les fueron encomendadas durante el tiempo que han sido detectados los seguimientos" porque son actuaciones realizadas "por obediencia" y porque "es una salida honorable" y "el honor tiene mucho que ver con la Guardia Civil".

Por último, reclamó que no se someta a estos tres agentes a "presiones" porque "bastante presión tendrán ya teniendo que comparecer mañana como imputados en un juzgado". "A todos los que tengan relación con ellos, sea del tipo que sea, les pido que no haya ninguna presión porque estoy seguro y espero que cuenten la verdad de lo sucedido", zanjó Cobo.

Con los interrogatorios de mañana, la jueza descarta archivar las diligencias y cumple con parte de la solicitud de los servicios jurídicos de Prada, cuando pidieron hace unas semanas que fueran imputados dos técnicos y seis asesores del departamento de Francisco Granados, conforme a los datos de los informes policiales, incluidos los posicionamientos de los teléfonos móviles, sobre las presuntas vigilancias ilegales que sufrió el ex consejero entre abril y marzo de 2008.

En concreto, la magistrada tiene sobre su mesa desde el pasado 24 de junio un escrito remitido por el diputado regional del PP en el que Prada reclamaba que se incoen diligencias previas contra el técnico especialista en Seguridad, José Manuel Pinto; el eventual de confianza de la Consejería, José Palomo; y los asesores de seguridad eventuales, José Oreja y Antonio Coronado, José Luis Caro Vinagre, Belén Espartero, José Manuel Rodríguez y Roberto Casielles.

Prada se basaba en que los agentes que elaboraron los partes de seguimientos se referían en los mismos al departamento donde trabajaban, la Dirección General de Seguridad de la Consejería de Interior. Asimismo, dos informes periciales encargados por el diario 'El País' señalan a José Manuel Pinto como autor de algunos de los partes.

Asimismo, el escrito reclamaba que se cite a Prada al objeto que proceda a la ratificación y, en su caso, a la ampliación de la denuncia que presentó ante la Fiscalía General del Estado.

Prada también reclamó en otro escrito una prueba pericial caligráfica de las mismas personas y que, junto con los documentos originales que obran en la causa, se remitieran a la Comisaría General de la Policía Científica, Servicio de Técnica Policial y la Sección de Documentoscopia para que los peritos caligráficos determinen la autoría de los documentos que obran en la causa y si los escritos han sido confeccionados por las personas citadas.