19 de enero de 2020
  • Sábado, 18 de Enero
  • 7 de abril de 2008

    Tribunales-La mujer y los hijos del alcalde de Humanes niegan haber increpado a los concejales en la investidura de 2003

    Los altercados se produjeron a raíz de la alianza del PP y el PSOE para desbancar a Álvarez Sojo de la Alcaldía

    MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La mujer, los hijos y el hermano del alcalde de Humanes, Adolfo Álvarez Sojo, de Compromiso Social por Humanes (CSH), negaron hoy durante su declaración en el juicio por los altercados producidos el 14 de junio de 2003 en el acto de constitución del nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento del municipio haber increpado a los concejales electos en su toma de posesión.

    En el banquillo de los acusados se sientan dieciséis de los alborotadores que intentaron reventar el acto de investidura de la Corporación local tras las elecciones de mayo de 2003. Los incidentes se produjeron a consecuencia de la alianza del PP y el PSOE para desbancar a Álvarez Sojo de la Alcaldía.

    Gracias a este pacto, José Antonio Sánchez, del PP, se alzó con la Alcaldía de Humanes. No la mantuvo durante mucho tiempo. En agosto de 2004, Álvarez Sojo recuperó el Gobierno municipal por el voto del tránsfuga ex socialista Angel Mayordomo. Prosperó entonces una moción de censura contra Sánchez.

    En la primera sesión de la vista, los dieciséis acusados se acogieron a su derecho a no declarar, limitando sus manifestaciones a las preguntas de su defensa. Al ser inquiridos sobre si eran ciertos los hechos de los que se les acusa, los procesados redujeron sus palabras a un no.

    Entre los alborotadores figuraban la esposa del primer edil, Raquel Villarroel, sus hijos, Juan Francisco y Adolfo, y su hermano, Juan Francisco Álvarez Sojo. La mayoría de los encausados se enfrenta a un año y medio de prisión por desórdenes públicos, mientras que la mayor pena, de seis años de cárcel, se solicita para uno de los hijos del alcalde, Adolfo, y para su hermano por lanzar piedras y petardos a los ediles. Se les imputa un delito de atentado a la autoridad.

    "GOLFOS, LADRONES Y CHORIZOS"

    El fiscal sostiene que los altercados tenían la finalidad de "impedir la constitución de un nuevo equipo de Gobierno municipal". En los incidentes intervinieron varios furgones antidisturbios de la Policía Nacional para proteger a los concejales electos.

    El monumental rifirrafe tuvo lugar el 14 de junio en el Teatro Municipal Ana Diosdado, cuando sobre las 19.50 horas centenares de personas se revelaron al grito de "golfos, ladrones y chorizos" en el acto de toma de posesión de los concejales electoral de la nueva Corporación local.

    Los procesados Pedro Tebar y Gregorio de la Torre increparon a los ediles y agredieron a una persona del público. Mientras tanto, María de los Reyes amenazó a la concejal Lucía Guardia Ruiz e insultó a los demás ediles. Al tiempo, Adolfo Álvarez, Miguel Ángel Poderoso, Manuel Guerrero y Juan Francisco Álvarez invadieron el escenario, donde se encontraban los políticos. "Te voy a matar. Te vas a enterar hija de puta", amenazó este último a Guardia Ruiz.

    Los concejales tuvieron que ser custodiados por la Policía y la Guardia Civil en los vestuarios del teatro, siendo desalojado. Cuando los concejales eran escoltados hacia el exterior, Adolfo Álvarez, con otras personas sin identificar, les arrojaron piedras y petardos.