3 de diciembre de 2020
25 de octubre de 2020

TSJM apuesta por potenciar las diligencias por vía telemática para evitar concentraciones en juzgados

TSJM apuesta por potenciar las diligencias por vía telemática para evitar concentraciones en juzgados
Varias personas hacen cola en los Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid (España), a 15 de septiembre de 2020. - MARTA FERNÁNDEZ/EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) apuesta en su Memoria Anual correspondiente al año 2019 potenciar la práctica de diligencias por la vía telemática con la finalidad de reducir la concentración de personas en los juzgados madrileños.

La parálisis judicial propiciada por el estado de alarma durante la primera fase de la pandemia ha impulsado el avance digital en la Administración de Justicia madrileña para facilitar el teletrabajo en aras a reducir la afluencia de personas en los tribunales, los más saturados de España.

En la Memoria se recoge que desde hace ya más de un año se viene impulsando la instauración de las aplicaciones tendentes a construir el llamado Expediente Digital Electrónico, si bien desde que llegó la pandemia se está apostando por la conveniencia de desarrollar las técnicas de teletrabajo con los proyectos que se encontraban en desarrollo con la agencia Madrid Digital.

En este ámbito, según consta en la Memoria, se ha logrado avanzar "a ritmo superior al esperado en el uso de la firma electrónica en los órganos judiciales y potenciar la práctica de diligencias por vía telemática a la vez que se están incrementando las funcionalidades de las aplicaciones de uso futuro general en los órganos judiciales".

Antes de la llegada de la pandemia, la mayoría de los asuntos judiciales seguía materializada en el soporte papel, pese a la instauración de canales de remisión de escritos a los Juzgados y Tribunales a través del cauce conocido como Lexnet para profesionales.

CAMBIO DEL MODELO

El acceso en remoto por líneas securizadas a los servidores de los órganos judiciales está permitiendo el cambio del modelo clásico del soporte papel de los asuntos al esquema de expedientes digitales.

El TSJM apunta que es cierto que resta todavía mucho camino para que esta modalidad suplante a la tradicional, pero se ha asistido ya a importantes avances en la verificación que lleva a cabo el Consejo General del Poder Judicial sobre los requisitos del proyecto contemplados en la Instrucción 1/2018, sobre la Obligatoriedad del uso de los entornos informáticos.

"La sustitución del soporte papel por el expediente digital electrónico, la interoperatibilidad de los sistemas informáticos entre Comunidades Autónomas distintas, o la implantación de mecanismos de comunicación con los justiciables modernos y equiparables a los que hace tiempo ya están implantados en otros ámbitos del sector público son elementos que facilitan el manejo de los asuntos y por ello coadyuvan a la tan necesaria agilización", recoge la Memoria.

MODERNIZACIÓN DIGITAL

En cumplimiento de lo comprometido por la Sala de Gobierno en la Memoria anterior, en el otoño de 2019 se afrontó "un programa de impulso decidido a la continuidad de la modernización digital en el ámbito del Tribunal Superior, diseñando por órganos y órdenes judiciales, un proyecto de avance del expediente digital que incorporaba novedades importantes en aspectos como la firma electrónica, la ordenación de documentos y la instalación de visores que agilizasen la consulta y manejo del contenido del pleito".

Según explica el TSJMM, todas estas funcionalidades debían acomodarse al marco de exigencias de la Instrucción 1/2018, del Consejo General del Poder Judicial que contiene los requisitos de obligatoriedad para el uso de los sistemas informáticos, y trataban de superar el informe negativo aprobado por la Sala de Gobierno en su sesión de 4 de marzo de 2019.

IRRUPCIÓN DEL COVID-19

Tras los primeros pasos del proyecto de nuevo impulso, la irrupción del Covid-19 y la situación que generó también en este ámbito ha supuesto "una influencia decisiva, en varios frentes".

Además de continuar la senda emprendida de implantación y desarrollo del expediente digital, la Memoria señala que se han enfrentado a la necesidad de acudir al cauce del teletrabajo, "sintiéndonos obligados a progresar con la rapidez posible en previsión de que ante una eventual reproducción de situaciones de reducción de la actividad presencial como consecuencia de los rebrotes de la pandemia, pueda amortiguarse su impacto en la mayor medida que posibilite la tramitación electrónica de los expedientes judiciales".

Con la llegada del Covid, irrumpe en este escenario "otra de las consecuencias esenciales como es la necesidad de evitar la concentración de personas en las sedes judiciales mientras así lo consideren imprescindible las autoridades sanitarias con el fin de conjurar el riesgo de contagio".

Para el TSJM, la traducción de esta exigencia sanitaria pasa por la celebración de actuaciones telemáticas, lo que comporta "una adaptación importante de las infraestructuras actuales, que fue objeto de tratamiento pormenorizado en la reunión de la Comisión Mixta contemplada en el artículo 17 del Reglamento de Órganos de Gobierno de los Tribunales celebrada en la sede del Tribunal Superior de Justicia el día 14 de julio de 2020".