12 de diciembre de 2019
  • Miércoles, 11 de Diciembre
  • 18 de febrero de 2009

    Vecinos de Chamartín denuncian la futura instalación de una antena de telefonía móvil sin su consentimiento

    MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación de Afectados creada por vecinos del barrio de la Hispanidad, en el distrito de Chamartín denunciaron hoy la futura instalación de una antena de telefonía móvil muy próxima a sus casas, pese a que desde mediados de noviembre del pasado año están intentando evitarla y no todos los implicados han dado su consentimiento.

    En concreto, se trata de los vecinos de las calles Puerto Rico y Víctor de la Serna, que el pasado noviembre conocieron la intención de una compañía de telefonía móvil de instalar una antena en la azotea del número 8 de la calle Puerto Rico. Esta casa es una mancomunidad de tres portales, y sin embargo, la decisión y el contrato lo van a firmar sólo los vecinos de uno de uno de ellos.

    Los afectados denuncian que esta decisión se ha tomado sin informar a los otros dos portales y a todos los vecinos colindantes, que se oponen a esta instalación por los perjuicios que las radiaciones pueden ocasionar. Da la casualidad de que, a cambio de la instalación en la azotea, los vecinos del portal involucrado recibirán todos los meses "una cantidad de dinero muy importante", indicaron en un comunicado.

    Precisamente, en noviembre, los vecinos tomaron la decisión de organizarse en una Asociación de Afectados para luchar contra la instalación de esta antena. De hecho, muchos de ellos muestran su oposición mediante la exhibición de carteles en sus terrazas y ventanas y se han realizado reuniones y concentraciones informativas.

    Recuerdan que el artículo 45 de la Ley 2/2002 establece que se realizará notificación a los vecinos "interesados por razón del emplazamiento propuesto" para que presenten alegaciones, y aseguran que esta notificación se realizó a finales de julio de 2008 con un cartel en los portales, que ninguno de los vecinos vio, excepto los del portal que ha firmado.

    Así, explican que la compañía en cuestión informó al Ayuntamiento de Madrid de que los interesados en el tema en cuestión eran dos portales, el C (que es el que ha firmado) y el B, que se opone. "Sin embargo, teniendo en cuenta el nivel de exposición a las ondas electromagnéticas, es evidente que muchas otras personas y comunidades de propietarios tienen la condición de 'interesados'", añaden.

    "¿Por qué omite esta información al Ayuntamiento?", se preguntan los vecinos que se cuestionan si el Consistorio de la capital tiene acceso al catastro para constatar que se debe notificar al menos a las fincas colindantes, como el portal 7 de la calle Víctor de la Serna, ó el 6, 10 y 18 de la calle Puerto Rico. "La falta de protección e información a los posibles afectados es evidente", apostillan.

    Existen escritos de queja al Ayuntamiento respecto de la seguridad de la instalación, puesto que se pretenden instalar más de 3.000 kilogramos en un edificio de más de 40 años. Sin embargo, el proyecto presentado por la compañía de telefonía móvil al Ayuntamiento se limita a señalar que "el edificio sobre cuya azotea se ubica la nueva estación está realizado en estructura de hormigón armado, presentando un aspecto aparentemente sano".

    "Es evidente que no se ha tomado medida seria alguna para verificar que el edificio, donde viven más de 40 familias, puede soportar el peso y, a pesar de ello, el Ayuntamiento concedió la licencia de instalación", indicaron los afectados.

    Tanto los vecinos del portal A como B del número 8 de Puerto Rico han presentado una demanda ante los juzgados de primera instancia de Madrid por entender que el acuerdo de comunidad tomado por el portal C "es contrario a Derecho, puesto que se pretenden utilizar elementos estructurales comunes sin consentimiento de todos los vecinos del inmueble afectados por la instalación".