4 de diciembre de 2020
13 de junio de 2007

Economía/Motor.- El alcalde de Alcalá de Henares acompañará a los trabajadores de Bosch en su viaje a Alemania

ALCALÁ DE HENARES, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde en funciones y próximo regidor del Alcalá de Henares, Bartolomé González, viajará a la cuidad alemana de Stuttgart, donde se encuentra la sede central de Robert Bosch, para acompañar a los trabajadores afectados por el cierre de la fábrica que la empresa tiene en la ciudad y defender con ellos sus puestos de empleo.

Aunque los empleados partirán la madrugada del jueves al viernes en tres autocares, González lo hará el próximo domingo, un día después del Pleno de constitución de las corporaciones municipales donde revalidará su cargo por cuatro años más. Ya el lunes, día en el que los trabajadores tienen previsto reunirse con la dirección de la empresa, el regidor complutense estará al frente de la negociación.

Según manifestaron a Europa Press fuentes del Consistorio complutense el alcalde apostará por una solución "beneficiosa para los afectados, porque su única preocupación es el futuro de los trabajadores". Además, el Ayuntamiento ha ayudado a sufragar el viaje a lo empleados de Bosch.

En una reunión anterior con los trabajadores, González, ya les aseguró que se haría lo que ellos quisieran porque ellos "tienen la llave". "Si decís que esto no se toca, no se toca, porque hay un acuerdo plenario en el que se decía que no se recalificarán los terrenos de Bosch. Todos tenemos que luchar para que la apuesta de la empresa siga siendo Alcalá y si significa que hay que echar el resto yo estoy dispuesto a echarlo con vosotros", les dijo el edil.

APOYO DE IU Y PSOE

Por otro lado, el Partido Socialista afirmó a Europa Press que militantes de la formación también acompañarán a los trabajadores en el viaje, puesto que hay miembros de la corporación que pertenecen al Comité de Empresa de Bosch en Alcalá.

Por su parte, el Coordinador de Izquierda Unida en Alcalá, Francisco Calles, manifestó "su total apoyo a los trabajadores en su desplazamiento por Europa para dar a conocer su problema y tratar de convencer acerca de la viabilidad de la factoría alcalaína".

Además, Calles expuso su "enérgico rechazo" a cualquier medida que suponga tanto la desaparición de actividad industrial en el municipio como la pérdida de puestos de trabajo, "más aún si se pretende el cierre traumático de empresas con el único objetivo de generar plusvalías con la operación y olvidándose por completo de los empleados".