6 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Economía/Motor.- UGT cree que el sector del automóvil tiene suficiente flexibilidad para afrontar la crisis sin despidos

VALLADOLID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Metal, Construcción y Afines de UGT en Castilla y León aseguró hoy que las plantas españolas de fabricación de automóviles cuentan con "suficientes medidas de flexibilidad" para afrontar "reajustes en la producción", con el fin de hacer frente a la actual desaceleración del sector sin adoptar otras medidas "que afecten al nivel de empleo de las plantillas".

En un comunicado, la Federación reclamó a las empresas fabricantes que "muestren un mayor grado de responsabilidad en sus manifestaciones sobre la situación del sector y contribuyan a mejorar el clima de diálogo" que permita afrontar la "caída" en las matriculaciones. Asimismo, instaron al Gobierno a que adopte más medidas dirigidas a "afianzar" el sector.

En su opinión, da idea de la desigual situación en que se encuentran las empresas del sector en la Comunidad el hecho de que al mismo tiempo que se plantean medidas temporales dirigidas a reducir la producción y el empleo en compañías como Iveco España y Nissan Ávila, en otras se está produciendo la situación contraria, como ocurre con la contratación en torno a 1.000 nuevos trabajadores en Renault Palencia y al importante incremento en la producción de esta factoría respecto al año pasado.

Por ello, afirmaron que resulta "ciertamente frívolo" lanzar mensajes "generalizados" sobre "la mala salud del sector", cuando la realidad demuestra "que ni el sector está tan mal como algunos dicen ni se están despidiendo a cientos de trabajadores como consecuencia de la crisis", apostillaron.

Tal y como explicaron, el escenario es "peor" que el del año pasado, pero "mucho mejor que el de hace cinco años" cuando se comenzaron a encadenar varios años de récord sucesivos en la producción.

Por otro lado, UGT reclamó al sistema financiero español actuaciones que posibiliten a los potenciales compradores el acceso a créditos bancarios, "necesarios en muchos casos" para adquirir un vehículo, ya que "las dificultades que están poniendo a los usuarios para acceder a un crédito explican en parte el descenso en las matriculaciones y las ventas en el mercado interno".

No obstante, el sindicato mostró su preocupación por la repercusión que este escenario puede provocar en el nivel de empleo de las empresas de concesionarios de vehículos, en las plantas de proveedores y en los fabricantes de vehículos industriales, éstos últimos "los más afectados por la crisis del sector inmobiliario y la desaceleración de los sectores industriales", añadieron, de "no adoptar cuanto antes" las medidas adecuadas.

Por ello, la Federación consideró "más necesario que nunca" que empresarios y sindicatos contribuyan con un esfuerzo "responsable y dialogado" a que la actual situación pueda ser superada con el menor coste posible para empresas y trabajadores.

En este contexto, manifestaron que todas las medidas que se puedan adoptar para estimular la venta de vehículos en el país, como el Plan VIVE, son "bienvenidas" y contarán con su apoyo, por lo que además de medidas de carácter general que estimulen las ventas, como la reducción de los impuestos necesarios medidas directas, vayan más allá y den respuestas "a las necesidades de otros subsectores".

Finalmente, insistieron que el Observatorio Industrial del sector Automoción de Castilla y León coordinado con el Observatorio Industrial Nacional son el foro adecuado en el que se debe abordar el análisis y el debate de los problemas que afectan al sector y en el que deben salir las recomendaciones "más favorables" para afrontar este proceso y el futuro del sector, sirviendo al mismo tiempo "para el diagnóstico y el diseño de la Política Industrial del Gobierno".