21 de octubre de 2019
14 de marzo de 2009

Innova.-La UMU constata la viabilidad de un producto alternativo para enriquecer alimentos con hierro sin sabor metálico

El estudio demuestra que adición de ácido ascórbico (vitamina C) al zumo mejora la absorción del hierro a largo plazo

MURCIA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El grupo de investigación de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Murcia (UMU) ha constatado la viabilidad de un producto alternativo que elimina el sabor metálico y desagradable del tradicional sulfato ferroso que se empleaba hasta ahora para enriquecer los alimentos con el mineral hierro, un suplemento nutricional importante para combatir la anemia.

En concreto, se trata del pirofosfato férrico micronizado dispersable, que iguala la capacidad de curar la anemia que posee el sulfato ferroso --cuyas propiedades ya se conocían--, aunque no las supera. No obstante, estos resultados "constatan, por lo menos, que se puede esquivar el problema sensorial del sabor metálico utilizando el nuevo compuesto".

Así lo hizo saber a Europa Press uno de los coautores del estudio, el investigador de la UMU, Dario Pérez, quien dijo que la viabilidad del nuevo suplemento se probó en ratas de laboratorio a las que se les indujo un estado de anemia y se les suministró, posteriormente, un zumo de frutas enriquecido con ambos compuestos químicos, comprobando que eran igual de válidos.

La empresa Hero, establecida en Alcantarilla, ya ha mostrado su interés en el pirofosfato férrico, que está comercializado, aunque su uso no está muy extendido, y puede ser consumido por todas las personas --adultos, jóvenes y ancianos-- que tengan carencia en este mineral. Además, su uso también está recomendado para prevenir la aparición de anemia, en dietas con déficit en hierro.

Este producto "se vende ya micronizado, lo que quiere decir que el tamaño por partículas es muy pequeño, de 0,5 micrómetros --más pequeño que una bacteria--, y se comercializa en forma de polvo muy fino". Además, es dispersable, gracias a sus pequeñas dimensiones, lo que facilita su incorporación al alimento y su absorción por el organismo tras su ingestión.

Hasta ahora, de forma clásica, para suplementar con hierro los alimentos se empleaba sulfato ferroso, que daba un sabor metálico al zumo de frutas que provocaba rechazo al consumidor, por lo que el pirofosfato férrico "supone una alternativa, aunque su uso no está muy extendido, porque no estaba micronizado hasta ahora".

ÁCIDO ASCÓRBICO.

Sin embargo, los investigadores de la UMU fueron un poco más lejos y probaron, paralelamente, la influencia de incorporar ácido ascórbico (vitamina C) en los ensayos, tanto a las muestras de zumo de frutas con sulfato ferroso como al pirofosfato férrico micronizado dispersable. La intención fue comprobar si mejora la absorción de los compuestos de hierro".

De esta forma, los investigadores suministraron a las ratas cuatro tipos de zumo de fruta, uno que llevaba sólo sulfato ferroso; otro con sulfato ferroso y ácido ascórbico; otro que llevaba sólo pirofosfato férrico, y un cuarto grupo con pirofosfato férrico y ácido ascórbico. Finalmente se compararon los resultados en igualdad de condiciones.

Esta prueba permitió comprobar que la incorporación del ácido ascórbico "mejoraba la absorción de hierro por el organismo a largo plazo en ambos casos --en el nuevo compuesto y en el tradicional--. Es decir, si se consume el zumo con frecuencia, "los efectos del suplemento son mayores", explicó Pérez.

Los resultados de este estudio fueron publicados en el artículo titulado '¿Afecta la suplementación con ácido ascórbico a la biodisponibilidad del hierro en ratas alimentadas con zumo de frutas con pirofosfato férrico micronizado dispersable?', de los autores Dario Pérez, Juan Francisco Haro, Francisco Rincón, Gaspar Ros, Gaspar, Carmen Martínez, y María Luisa Vidal.

Comercialmente, la empresa Hero, afincada en Alcantarilla (Murcia) ha mostrado interés en este estudio, en el que colaboraron con muestras que proporcionaron a los investigadores. Como contrapartida, obtienen estudios con base científica. Además, en el estudio participó una investigadora de la empresa, María Luisa Vidal.

Para alcanzar estos resultados, publicados en la revista 'European journal of nutrition', en diciembre de 2008, los investigadores indujeron la anemia a las ratas mediante el empleo de un ensayo de replección de la hemoglobina.

Después de disminuir los niveles plasmáticos de hemoglobina en un grupo de 18 ratas, éstas se dividieron en 4 grupos y se alimentaron con un zumo de frutas enriquecido con uno de los 2 compuestos de hierro con o sin ácido ascórbico durante 21 días.