14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • 25 de mayo de 2018

    Aumenta casi un 20% el número de personas que acude a la Fundación Jesús Abandonado el pasado año con respecto a 2015

    Aumenta casi un 20% el número de personas que acude a la Fundación Jesús Abandonado el pasado año con respecto a 2015
    FUNDACIÓN JESÚS ABANDONADO

    MURCIA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El Centro de Acogida de la Fundación Jesús Abandonado cuenta con 186 plazas actualmente, con la mejora de las instalaciones casi terminada. Durante el pasado año pasaron un total de 1.671 personas diferentes por este centro, lo que supone un 7,5 por ciento más que el año anterior, y un aumento de casi el 19 por ciento con respecto a las cifras de 2015.

    Cifras que ha dado a conocer este viernes el presidente de la Fundación, José Moreno, con motivo de la renovación del convenio con la Comunidad destinado a las plazas del Centro de Acogida que esta entidad mantiene en la Carretera Santa Catalina de Murcia, por un total de 255.000 euros.

    Este aumento de personas en el Centro de Acogida se traduce, asimismo, en un aumento de los servicios de comidas, cenas y desayunos, que alcanzaron un total de 55.504 en 2017, un 5,4 por ciento con respecto a 2016, y un 5,7 por ciento comparado con hace dos años.

    Los servicios más demandados por los usuarios a los profesionales del Centro de Acogida de la Fundación Jesús Abandonado fueron los referidos a las necesidades básicas, seguido de salud física y mental, económica y de emergencia.

    En la firma del mismo, en la que ha estado también presente la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, el presidente de la Fundación, José Moreno, ha agradecido el compromiso de las instituciones con los más desfavorecidos, atendidos por Jesús Abandonado en la Región de Murcia.

    Asimismo, ha animado a toda la sociedad "a colaborar con esta labor común de todos los murcianos que se llama Jesús Abandonado, ya que el trabajo de voluntarios y profesionales solo es posible con el apoyo de las instituciones públicas y las personas al frente de ellas, especialmente como en el caso Tomás y el equipo de Familia e Igualdad de Oportunidades".

    "Nosotros somos meros intermediarios entre la generosidad, sensibilidad y el buen hacer de las instituciones, de los medios de comunicación y de la sociedad en su conjunto, y las necesidades de nuestros usuarios", ha comentado.

    Por su parte, la consejera ha destacado que Jesús Abandonado "es mucho más que comer y dormir. Hace posible que muchas personas sin hogar no solo tengan atendidas sus necesidades básicas, sino que también puedan tener un proyecto de vida".

    "Estamos totalmente comprometidos con Jesús Abandonado y este convenio es fruto de ese compromiso con la institución, así como con el gran equipo de voluntarios y profesionales", ha indicado.

    La atención integral ofrecida por la Fundación Jesús Abandonado los 365 días al año, que desarrolla su labor en la Región de Murcia junto con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, incluye desde la prevención y satisfacción de las necesidades básicas al acceso a una vivienda o un empleo.

    Todas las áreas de Jesús Abandonado cuentan con atención individualizada, continuada e integral a través de un equipo multidisciplinar formado por más 400 voluntarios y profesionales que incluyen desde trabajadores sociales, educadores, psicólogos, psiquiatras, terapeutas, enfermeros y auxiliares, podólogos, odontólogos o ginecólogos, a formadores, orientadores y prospectores laborales.

    Todo ello con el objetivo último de impulsar la inclusión social y laboral con recuperación plena de las personas, para que puedan desarrollar una vida independiente.

    Este centro ha llevado a cabo recientemente la reforma de sus instalaciones, necesaria para seguir trabajando en una mejor atención. Con las obras, se ha multiplicado por cuatro el número de habitaciones, reduciendo a la mitad el número de camas por estancia.

    Además, se ha aumentado notablemente el equipamiento de aseo e higiene, doblando el número de duchas, instalando diez inodoros y seis lavabos más, y se multiplica por tres los puntos de lavado de ropa.