14 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

Cerca de 8.000 niñas murcianas de 14 años serán vacunadas de forma gratuita contra el cáncer de cérvix

Se trata del segundo cáncer más frecuente entre las mujeres menores de 45 años y causa 270.000 muertes al año, 750 de ellas en España

MURCIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Unas 8.000 niñas de 14 años residentes en la Región de Murcia se beneficiarán a partir del año próximo de una campaña de vacunación que les administrará en los colegios, y de forma gratuita, la nueva vacuna Cervarix, que previene el cáncer de cérvix y las lesiones precancerosas que niñas y mujeres sufren en el cuello uterino a causa de los tipos 16 y 18 del virus del papiloma humano (VPH).

El presidente de la Sociedad Ginecológica Murciana, José María Marín, y la responsable de la Unidad de Vacunas de GlaxoSmithKline (GSK), Pilar García, presentaron hoy esta vacuna, que ha funcionado en el cien por cien de los más de 19.000 estudios clínicos realizados a mujeres con lesiones derivadas de estos virus, causantes de más del 70 por ciento de todos los casos de cáncer de cérvix en el mundo.

Según Pilar García, en España se ha recomendado la aplicación de esta vacuna a niñas entre 11 y 14 años, si bien "serán las propias comunidades autónomas quienes decidan las franjas de edad", que en el caso de Murcia la ha fijado en los 14 años.

Así, el tratamiento con Cervarix, consistente en tres dosis inyectadas en tres días diferentes, tendrá un precio en la farmacia de 150 euros por dosis, es decir, costará un total de 450 euros, aunque en el caso de las niñas acogidas a esta campaña la vacunación será totalmente gratuita.

LA ENFERMEDAD.

José María Marín explicó que el cáncer de cérvix se desarrolla como resultado de una infección persistente por parte del VPH, que se transmite por simple contacto entre la piel de los genitales, sin necesidad de mantener relaciones sexuales completas, de ahí que la vacuna sea de tipo "profiláctico", es decir, sirve para prevenir, por lo que se beneficiarán de ella las más jóvenes.

Según señaló, "aproximadamente 6 de cada 10 mujeres que inician relaciones sexuales tienen contacto con el virus en los primeros dos años, por lo que, en principio, la vacuna no debería servir con ellas, aunque el 85 por ciento de estas infecciones desaparecen de forma espontánea y sus lesiones suelen ser reversibles".

Se trata del segundo cáncer más frecuente entre las mujeres menores de 45 años, pues cada año se registran en el mundo 500.000 nuevos casos y causa la muerte de 270.000 mujeres, lo que equivale a una mujer cada dos minutos todos los días.

En Europa hay un total de 60.000 nuevos casos anuales y 30.000 muertes por esta enfermedad, es decir, una mujer cada 18 minutos todos los días, mientras que en España se diagnostica cada año a 16.000 mujeres de lesiones precancerosas; a 2.100 de cáncer de cérvix invasor; y 750 mueren por este mal. Según José María Marín, en Murcia se han producido de 35 a 45 casos diagnosticados.

EL REMEDIO.

Por su parte, Pilar García indicó que Cervarix está indicada para prevenir lesiones precancerosas moderadas y graves, y que su eficacia es del cien por cien frente a lesiones causadas por los tipos 16 y 18 del VPH en un seguimiento de 5,5 años hasta la fecha.

No obstante, y debido a la necesidad de una vacuna que ofrezca una protección duradera, Cervarix, que está basada en la proteína L1, incorpora en su composición la sustancia AS04, que aumenta la respuesta de anticuerpos y prolonga en el tiempo su función inmunológica.

Se han administrado unas 45.000 dosis de la vacuna a lo largo de su desarrollo clínico y, en los últimos cinco años, más de 16.000 mujeres de entre 10 y 55 años, e incluso de más edad, han recibido al menos una dosis de Cervarix.

Asimismo, más de 30.000 dosis de vacunas formuladas con la sustancia AS04 han sido administradas de forma segura en diferentes ensayos clínicos.

A pesar de la eficacia demostrada de esta vacuna, que puede proteger frente a más del 70 por ciento de estos casos específicos de cáncer, los especialistas recomiendan la combinación de ésta con la realización periódica en el ginecólogo de citologías vaginales o 'cribados', pues algunos estudios sostienen que así se reduce la posibilidad de desarrollar el cáncer de cérvix en un 94 por ciento.