30 de mayo de 2020
17 de agosto de 2009

La colaboración entre agricultores y ANSE permite incrementar poblaciones de la canastera en el entorno del Mar Menor

MURCIA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), en colaboración con los agricultores del entorno del Mar Menor, inició en 2004 un proyecto para la recuperación de un ave en peligro de extinción, la canastera, que permitió compatibilizar la actividad agrícola con la conservación de estas aves consiguiendo, de este modo, incrementar la población de esta especie.

Y es que, tras seis años de colaboración con diferentes agricultores de la zona, la colonia pasó de las cinco parejas en 2004 a las casi 30 parejas de este año, según informaron fuentes de la agrupación naturalista en un comunicado.

La canastera ('Glareola pratincola') es una pequeña ave asociada a zonas húmedas, que se encuentra catalogada como vulnerable en toda la Península Ibérica. Históricamente, nidificaba en el Mar Menor aunque sus últimas colonias reproductoras desaparecieron en la década de los 80, razón por la cual está catalogada como extinta en la Ley 7/95.

Así, tras varios episodios aislados de nidificación, esta especie se asentó definitivamente en el entorno de la Marina del Carmolí. Sin embargo, "se evidenció que las actividades agrícolas y ganaderas suponían una amenaza directa para la integridad de las colonias de reproducción, pues el uso de maquinaria pesada y el paso del ganado destruían los nidos".

Por esta razón, ANSE viene colaborando desde 2004 con los agricultores del entorno de la Marina del Carmolí para garantizar la recuperación de la canastera. En concreto, la Asociación les brinda asesoramiento para integrar la conservación de las áreas de nidificación con las actividades agrícolas.

Además, cuando resultó preciso, la Asociación les compensó económicamente para evitar labores agropecuarias incompatibles con la conservación de la canastera.

De esta colaboración se desprende el éxito reproductor "elevado", ya que algunas parejas han sacado adelante hasta tres pollos, "lo que permite ser relativamente optimistas de cara al futuro inmediato", destacaron las citadas fuentes, que precisaron que las canasteras se han instalado en una parcela de agricultura ecológica, gestionada por la empresa Biocampo.

Por otro lado, complementariamente a los trabajos de compatibilización de la actividad agrícola con la conservación de la canastera se realizaron diversas acciones de seguimiento, como el anillamiento científico de ejemplares. Así, un ave anillada el año pasado regresó a la colonia de reproducción tras pasar el invierno en África.

Finalmente, desde ANSE destacaron que las acciones de conservación de la canastera también benefician a otras especies de aves, como el alcaraván o la perdiz común.