15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 21 de julio de 2008

    Desarrollo Sostenible invertirá 2 millones de euros para conservar la población de aves de Isla Grosa

    Mercader señala que se ha evitado la desaparición de la tercera población más importante del mundo de gaviota de Audouin

    MURCIA, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El consejero de Desarrollo Sostenible y Ordenación del Territorio de la Región de Murcia, Benito Mercader, presentó hoy el Plan de Gestión de Isla Grosa, con el que se invertirán dos millones de euros durante los próximos seis años para preservar la rica biodiversidad de esta Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) ubicada en La Manga del Mar Menor.

    Según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado, el citado Plan contempla programas de investigación y seguimiento científico; gestión de hábitat; ordenación de uso público y vigilancia; así como medidas educación y concienciación ambiental.

    Mercader destacó que los trabajos que ejecuta el Gobierno regional en Isla Grosa desde el año 2000 "han evitado que desaparezca la tercera colonia más importante del mundo de gaviota de Audouin, una especie amenazada y que en los últimos años se está recuperando en las nueve colonias que existen en España de esta especie".

    La recuperación y consolidación de Isla Grosa como tercera colonia más importante de cría de la gaviota de Audouin (Larus audouinii), con 260 parejas contabilizadas este año, se debió al desarrollo de proyectos como el llamado Life-Naturaleza en 2004-2007, en el que participó como socio coordinador la Asociación de Naturalistas del Sureste. Hasta el momento se llevan invertidos 290.000 euros.

    Este trabajo, que contemplaba el seguimiento biológico de las colonias de aves amenazadas, se hace en coordinación con las administraciones valenciana y catalana, que también son beneficiarias de un proyecto Life-Naturaleza.

    La inversión realizada, que supera los 250.000 euros, permitirá rehabilitar y acondicionar las antiguas instalaciones militares para albergar un centro de estudios y seguimientos científicos, además de un observatorio de aves e infraestructuras como un centro permanente de vigilancia y mantenimiento; un embarcadero; un almacén; y un aljibe para desarrollar las labores de investigación y vigilancia en la ZEPA.

    Según el consejero de Desarrollo Sostenible, estas infraestructuras "han facilitado el trabajo de los científicos y las distintas tareas de protección de la biodiversidad de este rico paraíso para aves".

    Entre las medidas desarrolladas para proteger a la gaviota de Audouin, Benito Mercader señaló "el control de la población de gaviota Patiamarilla, una especie competidora que acababa con los nidos de Larus audouinii y que se ha estabilizado en 1.500 parejas; o la eliminación de especies vegetales invasoras, que dificultaban los anidamientos".

    Asimismo resaltó la labor de divulgación para sensibilizar del valor ecológico de la Isla a través de jornadas que llevan a cabo agentes medioambientales, y que están dirigidas a los visitantes del entorno, centros de enseñanza y cofradías de pescadores.

    Mercader también subrayó la elaboración de estudios sobre los hábitos de crianza y alimenticios de la gaviota de Audouin, "que contrariamente a lo que se creía, no dependen tanto de los descartes de las flota de arrastre, como de la actividad pesquera de cerco, alimentándose del contenido de sus redes".

    Por último, explicó que las campañas de anillamiento han servido para comprobar que la población de esta especie en la isla fluctúa porque los ejemplares cambian a otras zonas de crianza del Mediterráneo, contabilizándose el año pasado 800 parejas en la Región.

    VIGILANCIA Y CONTROL

    Una de las principales amenazas para la colonia de la gaviota de Audouin y otras especies de aves en la ZEPA de Isla Grosa era la llegada de embarcaciones y veraneantes, razón por la que la Consejería de Desarrollo Sostenible estableció una 'Zona de Amortiguación Marina', consistente en una franja de 300 metros de anchura que circunda el perímetro emergido de Isla Grosa y El Farallón.

    Como las franjas que rodean ambos accidentes geográficos no se solapan, la 'Zona de Amortiguación Marina' queda formada por dos subzonas que dejan entre sí un pasillo de libre navegación.

    Benito Mercader indicó al respecto que para evitar los daños a la biodiversidad que puede suponer la presencia humana descontrolada en la isla, se ha establecido un importante dispositivo de vigilancia.

    En este sentido, explicó que el Plan de Gestión de la ZEPA de Isla Grosa establece una zonificación de la ZEPA, con una zona de reserva con protección máxima, para las acciones de vigilancia e investigación; y una zona de amortiguación marina donde se puede pescar o bucear, siempre con autorización y sólo en determinadas fechas.

    ISLA GROSA

    La ZEPA Isla Grosa, que coincide con los límites físicos (tierra firme) de la Isla Grosa y el pequeño islote del Farallón, pertenece al municipio de San Javier, cuenta con una extensión de total de 17,18 hectáreas y hasta el año 2000 era empleada para usos militares. Con su declaración como ZEPA, fue cedida a la Comunidad Autónoma para actividades relacionadas con la gestión y conservación del medio natural.

    Además de contar con colonias de gaviota de Audouin y gaviota Patiamarilla, hay otras especies de aves que engrandecen la riqueza natural de la isla, como el Paíño Europeo (Hydrobates pelagicus), con diez parejas; la Pardela Cenicienta (Calonectris diomedea); y el Cormorán Moñudo (Phalacrocolax aristotelis).

    En los acantilados también nidifican el Vencejo Pálido (Apus pallidus) y un Halcón Peregrino (Falco peregrinus) que ha tenido una cría recientemente. Otras aves acuáticas que pueden ser vistas en la isla son la Garceta Común (Egretta garzetta), la Garcilla Bueyera (Bubulcus ibis) o el Tarro Blanco (Tadorna tadorna).

    El matorral de la isla da refugio a pequeños paseriformes que crían en la isla, como la Curruca Cabecinegra (Sylvia melanocephala), o que pasan en su viaje migratorio de primavera o de otoño, como el Mosquitero Musical (Phylloscopus trochilus); el Papamoscas Cerrojillo (Ficedula hypoleuca); el Colirrojo Real (Phoenicurus phoenicurus); el Petirrojo Europeo (Erithacus rubecula) o la Curruca Mosquitera (Sylvia borin).

    También, en su viaje migratorio, pasan otras aves que descansan sobre las rocas de la orilla, como el Martín Pescador (Alcedo atthis), el Zarapito Trinador (Numenius phaeopus) o el Charrán Común (Sterna hirundo).