4 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Accidente Barajas.- Momentos de tensión en el vuelo Spanair que dio la vuelta en Granada

GRANADA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los 158 pasajeros del vuelo JK6621, con salida en Granada y destino Barcelona, de la compañía aérea Spanair, 'subcharteado' por la compañía Swiftair, vivieron hoy "momentos de tensión y nerviosismo" al percatarse de que el avión en el que viajaban daba la vuelta por un problema técnico, ya que muchos de ellos tenían "todavía muy presente" la tragedia acaecida en Barajas la pasada semana.

Así lo han relatado a Europa Press algunos de estos pasajeros, cuyo vuelo, previsto para las 12,30 horas, salió con una hora de retraso y se dio la vuelta tras llevar unos quince minutos en el aire. Algunos de ellos han sido recolocados en otros vuelos con destino a Madrid para coger un enlace con la ciudad condal, si bien gran parte de la tripulación ha solicitado que se le devuelva el dinero ya que prefieren "volar con otra compañía"

Ese es el caso del barcelonés Enrique Añor, quien explicó que varios pasajeros han sufrido "crisis nerviosas y se han puesto a llorar cuando les avisaron por megafonía de que el avión iba a dar la vuelta "para que le hicieran un chequeo". "Incluso una mujer que sufría problemas de corazón han tenido que ser atendida por las azafatas de vuelo", según comentó este pasajero, quien relató que tras la tensión del principio "se hizo un silencio incómodo entre la tripulación".

"Estábamos todos preocupados con lo que iba a pasar porque nos habían dicho que no podíamos aterrizar en los aeropuertos de Valencia ni Barcelona debido a un problema en la comunicación y más teniendo en cuenta lo pasado en Barajas", añadió.

Este pasajero ha decidido solicitar la devolución del importe de su billete, a fin de volar con otra compañía, mientras que otros han optado directamente por no volar.

Concretamente, una familia natural de Barcelona y que estaba en la provincia haciendo turismo, explicó a Europa Press su decisión de anular su billete de avión y optar por desplazarse en autobús hasta Córdoba para coger el AVE hasta Barcelona, "así por lo menos estaremos en tierra", comentó el cabeza de familia, que viajaba junto a su mujer y su hija.

Este pasajero explicó que antes de que fueran avisados de que el avión iba a dar la vuelta sintieron "intensas turbulencias y un sonido muy fuerte que venía del interior del avión", mientras que "luego ya no se escuchó nada, como si estuviera todo parado", momento, según comentó, en el que "la gente comenzó a ponerse nerviosa".

Gran parte de los pasajeros continuaban a las 17,30 horas en las oficinas que Spanair tiene en el aeropuerto de Granada, a la espera de que se les ofreciera algún tipo de solución, si bien los vuelos con destino a Barcelona ya estaban llenos a esta hora de la tarde, por lo que algunos de ellos pasarán la noche en la ciudad y saldrán en el próximo vuelo de mañana.