26 de enero de 2020
3 de junio de 2009

Un acusado de intentar apuñalar a un agente en Sevilla lo niega y acusa a la Policía de propinarle una paliza

SEVILLA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

J.C.G., acusado de intentar apuñalar a un agente de la Policía Nacional que le sorprendió vendiendo droga en la calle Hermano Pablo de la capital hispalense, negó hoy los hechos y aseguró que los agentes le dieron "porrazos" y lo "arrastraron" por el suelo, informaron a Europa Press fuentes del caso.

Durante la celebración de la vista oral en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla, el encartado negó que los agentes le incautaran papelinas de droga así como que él los amenazara con una navaja, y subrayó que la Policía --que iba de paisano-- no se identificó antes de arrestarlo.

Tras el procesado prestaron declaración los dos agentes de la Policía Nacional involucrados en los hechos, que se ratificaron en sus declaraciones, y un amigo del acusado presente en el momento de la detención, quien aseguró que los policías "arrastraron y golpearon" a J.C.G., así como que éste no portaba navaja alguna.

Según el escrito de acusación del fiscal, consultado por Europa Press, los hechos sucedieron alrededor de las 22,30 horas del día 26 de octubre de 2007 en la calle Hermano Pablo, cuando el acusado presuntamente entregó a otro individuo una papelina de cocaína con un valor de dos euros.

En ese momento, dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que observaron la transacción descrita se acercaron al procesado, quien reaccionó "violentamente" contra ellos sacando y abriendo una navaja de ocho centímetros de hoja.

Así, y según indica el Ministerio Público, el acusado intentó varias veces clavarle la navaja a uno de los agentes, quien finalmente logró desarmarle, reducirle y detenerle.

Por estos hechos, la Fiscalía solicita para el encausado la pena de tres años de cárcel por un presunto delito contra la salud pública, y dos años y seis meses de prisión por el delito de atentado.