24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 6 de septiembre de 2018

    El acusado de yihadismo en Facebook, para el que piden 10 años de cárcel: "Nunca más entraré en Internet"

    MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El fiscal de la Audiencia Nacional ha elevado a definitiva su petición de 10 años de cárcel para Noureddine M., el musulmán acusado de adoctrinamiento en la yihad a través de Facebook. En la segunda y última sesión del juicio ante la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional, el procesado ha utilizado su turno de palabra para insistir en su inocencia: "Prometo que nunca más volveré a entrar en internet. Voy a cerrar esa puerta", ha declarado.

    El acusado, de 47 años, residente en Valencia y con nacionalidad española aunque de origen marroquí, ha sostenido durante todo el juicio que visitaba webs de corte "salafista radical" por un mero "interés cultural" y que los mensajes publicados en sus dos cuentas de Facebook por los que se le imputa el delito de adoctrinamiento eran textos de célebres poetas, versículos del Corán y sus opiniones para apelar a la "conciencia" colectiva sobre el drama humanitario en Siria.

    "No quiero decir que son mentiras porque nunca le he dicho a nadie en la cara que está mintiendo. No sé si son errores de interpretación (...) Mis comentarios son claros: Ayudar, apoyar con plegarias. Hasta a estas palabras le han dado una interpretación negra y no sé por qué", ha argumentado al tomar la última palabra en la sesión que deja su caso visto para sentencia.

    Su defensa ha incidido en que el acusado es "una persona culta y estudiosa" y sus mensajes han sido convertidos en un "totum revolutum" sin que se haya puesto sobre la mesa una prueba de que esté justificando la lucha armada o defendiendo la violencia. "No se ha podido determinar en un acto concreto dónde se ha producido esa interacción ni esa loa a un grupo violento o una justificación de sus acciones violentas porque no es así", ha señalado el letrado.

    El Fiscal, por su parte, ha decidido mantener su petición inicial de 10 años de cárcel por un delito de adoctrinamiento al entender que no se trata "de un mero estudioso de Islám" que se limite a la difusión de textos del siglo VII, porque se trata de mensajes "de su propia factura" que concuerdan, tal y como ha expresado una de las agentes de policía que se encargaron de analizar la documentación digital que se le incautó, "con la ideología yihadista".

    En esta línea, ha incidido en que sus menciones a la yihad y la sharia lo han sido en "su versión violenta" y sus mensajes tienen "un carácter nunca episódico" y se desarrollan "en una progresión para acabar en una participación activa en la expansión de la ideología yihadista".

    Además, ha destacado que en sus intervenciones en la red, como en el mensaje "oh infieles esperad, que un día nos vengaremos", el acusado "usa la primera persona del plural, que indica pertenencia y adscripción a un grupo y la existencia de un 'vosotros' que se explica como enemigos del Islam".