31 de marzo de 2020
18 de agosto de 2008

El alcalde de Sevilla se define como "un corredor de fondo" con la ambición política "bastante satisfecha"

Cree que "hay que separar cuitas de partido de lo institucional" y no espera represalias hacia los que apoyaron su lista alternativa

SEVILLA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, aseguró que es "un corredor de fondo" en cuanto al desarrollo y el futuro de su carrera política, aunque apuntó que su "legítima" ambición política personal "actualmente está bastante satisfecha".

En una entrevista con Europa Press, Sánchez Monteseirín aseguró tener "la conciencia tranquila" por su postura tomada en el congreso provincial del PSOE y reconoció que los últimos meses "se han registrado ciertas tensiones", tras lo que insistió en considerarse "un corredor de fondo": "En un sprint me pueden ganar pero tengo más futuro que pasado y queda mucho trabajo por hacer", apostilló.

Sobre la posición adoptada en el congreso provincial del PSOE, el alcalde recordó que este partido "tiene democracia interna, y de hecho yo fui uno de los que impulsó que los militantes tuvieran libertad de expresión y tuvieran voto individual y secreto".

Consideró positivo y "beneficioso" para el PSOE que haya "posturas distintas y que éstas se manifiesten en el momento en que deben, es decir en el momento previo a un congreso, cuando se toman decisiones que tienen que ver con la vida interna de los partidos, pero sin que tu opinión aunque discrepe de tus compañeros pueda llevar a represalias o situaciones incómodas".

Sánchez Monteseirín precisó que en aquel congreso dijo lo que creía "buscando lo mejor para el partido". "Compañeros que pensaban que era necesaria una renovación del partido me pidieron que abriera el debate sobre la renovación, lo hice de la mejor forma posible, dando un paso y después en un plano muy secundario, apoyando la posición de Demetrio Pérez, una posición de renovación que me parecía que era la mejor para mi partido y para Sevilla", argumentó.

"Tengo la conciencia muy tranquila y siempre he actuado más allá de mis intereses, siempre he hecho lo que ha considerado más conveniente en el momento adecuado y no me ha ido mal, a pesar de los últimos acontecimientos, y así lo seguiré haciendo", agregó el alcalde.

Sánchez Monteseirín descartó que se vayan a registrar represalias políticas contra el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Demetrio Pérez, y los que lo apoyaron en su candidatura en el PSOE sevillano "pues como bien dijo el secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta, Manuel Chaves, una cosa es la vida orgánica del partido y otra cosa es la vida institucional y es conveniente separar ambas partes; el debate partidario y las cuitas de partido no se pueden llevar al ámbito de lo institucional y tras un tiempo de reflexión y debate entre los militantes, lo institucional sigue con total y absoluta normalidad y tranquilidad".

"Hay un momento para cada cosa, el momento del debate interno en el PSOE de Sevilla se terminó con un congreso en el que fue elegida una nueva Ejecutiva, que es una ejecutiva de todos y que se debe a todos y ahora estamos en otro momento en el que tenemos que trabajar, no tanto mirándonos a los ojos sino mirando en la misma dirección, pues nuestro partido es tremendamente democrático y el debate se vive con naturalidad", agregó.

El alcalde apeló a que el debate "es libre y el posicionamiento de de los votantes no debe, en ningún caso, suponer riesgo alguno de represalias hacia aquellos que mostraron una opinión que consideraban que era la mejor para el partido".

Sánchez Monteseirín insistió en separar el ámbito institucional "donde los que hemos sido elegidos por los ciudadanos nos debemos a éstos y a la propia institución, tiene que haber lealtad institucional al programa de gobierno", de las posiciones dentro del PSOE "una cuestión interna en la que cada cual tiene derecho y obligación a decir lo que piensa en beneficio del propio partido sin ningún tipo de riesgo respecto a nuestro papel institucional".

CONTINUIDAD DEL PROYECTO

"Soy un hombre del PSOE y tengo la idea muy clara de lo que debe ser la política, donde se acude a servir, no a servirse y lo seguiré haciendo en el futuro", agregó el alcalde, quien, tras recordar que es el alcalde "que más tiempo lleva, desde 1999", destacó la necesidad de que haya "continuidad" en su proyecto "que es contundente pero nos costó mucho, pues tuvo muchos obstáculos en el camino pero que echó a andar y ahora empieza a adquirir su velocidad de crucero, no hay quien lo pare".

Por ello, defendió el valor de la continuidad como "eficiente" y "beneficiosa" para la ciudad "a diferencia de los 'bandazos' de épocas anteriores con gobiernos de coalición donde desde dentro del gobierno municipal se andaba por caminos distintos".

"El proyecto contundente de ciudad ya no me pertenece ni a mí ni al PSOE, sino que se ha hecho gracias al esfuerzo de mucha gente que ha arrimado el hombro y que merece continuidad", agregó el alcalde, quien no ocultó que le gustaría "seguir encabezándolo y no me lo querría perder, pues la ciudad va por delante, no se mira el ombligo, se abre al mundo, se moderniza y apuesta por la industria y la arquitectura de vanguardia; tiene una fuerza enorme que me supera a mí y al PSOE".

Agregó que la continuidad de su proyecto "es un valor en sí mismo" y que le gustaría "seguir mejorando, perfeccionando y aprendiendo de los errores, superando los fallos y aprendiendo del camino recorrido", tras lo que insistió en la "solidez y la resistencia" de su proyecto político "que ha superado escollos bastante duros y circunstancias bastante difíciles".