19 de febrero de 2020
28 de febrero de 2008

Almería.- Rajoy promete que Valencia, Murcia y Almería tendrán agua porque rechaza la España "amarilla" de Zapatero

Dice que está "más preparado que nunca" y que cuenta con el "mejor equipo" para el "sprint final"

ALICANTE, 28 Feb. (De la enviada especial de EUROPA PRESS Marisa Piqueras) -

El líder del Partido Popular y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, garantizó esta tarde en Alicante que "habrá agua para todos" porque el sobrante de las obras del Pacto del Agua, la que "se va al mar", se transferirá a la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería. Según dijo, el PP no quiere "una España de color amarillo, el desierto de Zapatero", sino que apuesta por una "España verde".

Rajoy lanzó este mensaje en un mitin ante siete mil personas --según fuentes del PP-- en la Feria de Muestras de Alicante, en el que también intervinieron el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el cabeza de lista por Alicante, Federico Trillo. El tema del agua tiene especial trascendencia en esta comunidad y, de hecho, en las últimas semanas abrió una polémica interna en el seno del partido a cuenta de si el trasvase del Ebro figuraría expresamente en el programa electoral, algo que finalmente se descartó.

En su discurso, el presidente de los 'populares' acuso al jefe del Ejecutivo de no haber "resuelto el problema del agua" en estos cuatro años de gobierno y se comprometió a dar una solución a través de la transferencia de las cuencas excedentarias a las deficitarias si se convierte en el próximo presidente del Gobierno.

"El agua que sobre después de cumplir los compromisos del Pacto del Agua y el caudal ecológico, la que se va al mar, irá a Castellón, Valencia, Alicante, Murcia y Almería. Habrá agua para todos --proclamó--. No quiero una España de color amarillo, el desierto de Zapatero, quiero una España verde, como esta corbata, éste es mi compromiso".

"ESTOY MAS PREPARADO QUE NUNCA".

También habló de economía y acusó al Gobierno socialista de estar "superado por los acontecimientos". A su juicio, el presidente del Gobierno es "un serio peligro y una amenaza real para los bolsillos de los españoles" que, puede llevar a España "otra vez a los años 70". "Está en la luna", proclamó.

En su discurso, Rajoy aseguró que se encuentra mejor que nunca para gobernar España, una idea que viene repitiendo en sus últimos actos electorales, tras el debate que mantuvo el pasado lunes con el jefe del Ejecutivo. "Ahora, como quedan unos días para el final de la campaña os voy a decir como estoy. Estoy bien, estoy en forma, estoy con ganas, estoy más preparado que nunca, más que nunca", proclamó, cosechando un prolongado aplauso.

Y a renglón seguido, recordó su afición al ciclismo y pidió ayuda a los suyos para este "sprint" final antes de la cita con las urnas del 9 de marzo. "Soy ciclista, veo la meta, ahora está el sprint y tengo el mejor equipo que me va a preparar ese sptrint, que sois vosotros", enfatizó, para añadir que el PP "está más acompañado que nunca" y por eso va a "ganar las elecciones".