21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 10 de abril de 2008

    Amp.- Comité de las Regiones aprueba el informe Camps que defiende los trasvases como medio para luchar contra la sequía

    Cataluña, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Galicia votan en contra

    BRUSELAS, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El pleno del Comité de las Regiones (CdR) aprobó hoy el informe elaborado por el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, en el que se aboga por los trasvases como método para combatir la escasez de agua y la sequía en la Unión Europea. Los socialistas europeos votaron en contra del texto, entre ellos los representantes de las comunidades autónomas de Cataluña, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Galicia. El resto de comunidades socialistas españolas no estaban presentes en la votación.

    Camps --que presentó el texto ante el CdR acompañado de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y del presidente murciano, Ramon Luis Varcárcel-- expresó su satisfacción por la aprobación de su informe porque, según dijo, supone refrendar el derogado trasvase del Ebro y "es exactamente lo que hemos venido defendiendo en todos los ámbitos que nos ha correspondido defender en cuanto a proyecto de agua".

    El dictamen señala que "se consideran positivos los trasvases de recursos excedentes y otros intercambios de agua entre sistemas dentro de los Estados miembros como medida de articulación de la solidaridad en materia de agua siempre que quede garantizada la mejora del medio ambiente, la calidad de las masas de agua, la calidad de los acuíferos y los caudales ecológicos".

    El CdR alerta de que "la desalación es un proceso de alto consumo energético y tiene un importante impacto medioambiental", por lo que "sólo debería considerarse como una opción en los casos en que los beneficios compensen dicho impacto".

    En cualquier caso, el 'informe Camps' reclama que las ayudas regionales comunitarias puedan invertirse en infraestructuras que sirvan para paliar las situaciones derivadas de una sequía grave o de escasez mediante aportes adicionales de suministro de agua, y menciona específicamente "trasvases, embalses y desalación". También solicita que el Fondo de Solidaridad pueda usarse en casos de sequía y que se cree un programa europeo específico para el agua.

    El punto de partida de este dictamen es la comunicación que presentó el año pasado la Comisión Europea a los Estados miembros, donde ponía el acento particularmente en el ahorro de agua y en una tarificación adecuada que cubra los costes de este recurso. No apostaba, por el contrario, por la creación de infraestructuras adicionales como desaladoras y trasvases.

    Precisamente, la cuestión de los trasvases ha sido el caballo de batalla de Camps en su dictamen y finalmente ha logrado imponer sus tesis en el CdR pese a la oposición de los socialistas.

    El presidente de la Generalitat destacó que la defensa de los trasvases será a partir de ahora la postura oficial de todas las regiones europeas, a las que representa el CdR, y restó importancia al voto en contra de los representantes socialistas. Insistió en que "no hay alternativa a los trasvases" y puso como ejemplo el hecho de que el Gobierno catalán reclame ahora un trasvase del Segre para abastecer a Barcelona.

    "Hoy se habla de trasvase a Barcelona porque no hay alternativa a los trasvases", aseguró Camps, que resaltó que el Gobierno tripartito está "dividido más que nunca" por esta cuestión. Arremetió contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por no haber hecho "las inversiones que correspondían" en materia de agua, en particular el pacto del agua de Aragón y el trasvase del Ebro.

    "Con el Plan Hidrológico Nacional y con el trasvase del Ebro refrendado en este informe, hoy Barcelona no tendría las perspectivas de intranquilidad respecto a la escasez de agua para el consumo humano", insistió el presidente de la Generalitat valenciana.

    Fuentes del Gobierno catalán explicaron a Europa Press que votaron en contra del 'informe Camps', junto con el resto de comunidades autónomas socialistas, porque están en contra de los trasvases y apoyan soluciones alterativas como las desaladoras. Las fuentes consultadas negaron que exista una contradicción entre estos principios y la defensa del trasvase del Ebro para abastecer a Barcelona.

    Señalaron que este trasvase sería un "último recurso de emergencia" para hacer frente a la situación en la capital catalana "a corto plazo", y que tendría un carácter "provisional" y "reversible".

    AHORRO DE AGUA

    El 'informe Camps' lanza un llamamiento a los Estados miembros, regiones y municipios de Europa para que trabajen para ahorrar agua, reducir las pérdidas y permitir una mayor reutilización, "prioridades absolutas, por encima de otras alternativas, para luchar contra la escasez de agua y la sequía". Pide además que se adopten "medidas estructurales adecuadas para solventar de manera sostenible los problemas de escasez de agua y sequía".

    El CdR reivindica además "la solidaridad dentro de cada uno de los Estados miembros afectados, el principio de subsidiariedad, y el protagonismo de las regiones y municipios para resolver los problemas que afectan a este recurso vital y a su protección".

    En materia de precios del agua, el dictamen pide que la legislación comunitaria se aplique de manera flexible. En primer lugar, señala que los principios de recuperación de costes y de que el consumidor paga no deben excluir la consideración de los efectos sociales, medioambientales y económicos de la recuperación, así como de las condiciones geográficas de la región afectada. También se pide evitar una "tarificación estricta" que restrinja el acceso al agua únicamente a los sectores de los servicios y el consumo.