19 de febrero de 2020
28 de febrero de 2008

(Amp) Rajoy asegura en Murcia que Zapatero lleva "al desierto" y el PP no quiere "una España amarilla sino verde"

Pide el voto para "el cambio" porque con el Gobierno del PSOE se ha asistido al debate "del absurdo" y el "esperpento"

MURCIA, 28 Feb. (De la enviada especial de Europa Press, Marisa Piqueras) -

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró hoy en Murcia que si gana las elecciones habrá agua en esta comunidad y "en toda España" porque los aragoneses, murcianos o valencianos "tienen los mismos derechos". "No quiero una España amarilla, quiero una España verde", proclamó, para añadir que la política de José Luis Rodríguez Zapatero lleva "al desierto".

"Agua para todos" es el compromiso que hoy quiso trasladar Rajoy, primero en Alicante y luego en Murcia, un mensaje que se podía leer en muchas pancartas del Palacio de Deportes de Murcia e incluso en los botellines de agua que se facilitaron en el recinto. En este mitin, que reunió a casi nueve mil personas, también tomaron la palabra la cabeza de lista al Congreso, Pilar Barreiro, y el presidente murciano, Ramón Luís Valcárcel.

Tras arremeter contra la última propuesta del Gobierno de llevar "camiones cisterna" desde Almería hasta Cataluña, afirmó que los socialistas "podrían haber resuelto el problema" del agua, pero "no lo han hecho" y se sigue "con el parche". "Vamos a arreglarlo --enfatizó--. Los aragoneses, los murcianos, los valencianos son españoles, tienen los mismos derechos y el agua es de todos".

Así, explicó que si se convierte en el próximo inquilino de La Moncloa hará "las obras del pacto del agua en Aragón" y los excedentes los transferirá a las cuencas deficitarias. "Cumpliremos con Aragón, garantizaremos el caudal ecológico del delta, cumpliremos con todos los que viven allí pero el agua que sobre irá a toda España", aseveró, cosechando una ovación de las gradas, donde uno de los asistentes gritó 'Trasvase del Ebro'.

El presidente de Murcia también centró su discurso en este tema recalcando que Rajoy cerrará "las heridas abiertas" por Zapatero y "llevará el agua desde donde la hay hasta donde no la hay", como Murcia. "Eso es solidaridad", proclamó, para denunciar que los socialistas hayan querido "ver incoherencias" en las filas 'populares' en relación con el agua cuando "no las hay".

"LA MAREA ES IMPARABLE".

En su alocución, el presidente de los 'populares' abogó por el cambio político el próximo 9 de marzo porque en estos años, prosiguió, se ha asistido "al debate del absurdo" y del "esperpento". "Pero ahora toda cambia. Es la apuesta que hay que hacer porque España se merece un gobierno sensato, previsible", enfatizó, que fue seguido por el grito de su público "Queremos cambio".

Y Rajoy, convencido de que "va a haber cambio y falta muy poco", pidió a los militantes del PP ayuda para ganas las elecciones el día 9 de marzo. "Estamos en la recta de llegada, se aproxima el sprint, tengo un equipo fantástico que sois todos vosotros y voy a ganar las elecciones y vosotros conmigo", afirmó eufórico.

Según agregó, la "marea" para ese cambio es "imparable" porque es "la marea del sentido común, la apuesta por la lógica y la certidumbre" frente a "cuatro años de ocurrencias y de generación de líos innecesarios". A renglón seguido, arremetió contra el lema del PSOE "Motivos para creer". "Nos pide fe y si uno no se presenta con el aval de las cosas bien hechas lo que tiene que hacer es callarse para siempre", señaló.

Tras asegurar que quiere un proyecto de concordia y un "gobierno para todos", "sin dramatismo ni tensión", repitió de nuevo que se siente "con más ganas que nunca" y que está "absolutamente convencido" de que va a ganar las elecciones porque en estos años España ha tenido un gobierno "muy malo".