28 de noviembre de 2020
24 de abril de 2006

(Ampl.) Touriño pide "rebajar el tono" y advierte de que la respuesta de la Junta de Extremadura fue "desproporcionada"

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, apostó hoy por "rebajar el tono" en las relaciones entre la Administración gallega y la extremeña y juzgó "desproporcionada" la respuesta de la Junta de Extremadura a la iniciativa "legítima" del BNG para promocionar la 'fala' que se habla en algunos pueblos de Cáceres y que los nacionalistas consideran gallego.

Ante la polémica que ha generado el comunicado de la Junta de Extremadura en el que se califica de "aprendices de brujo" a los socios de Gobierno del PSdeG en Galicia y la reclamación de Vicepresidencia de que el Ejecutivo de Juan Carlos Rodríguez Ibarra se disculpe, Touriño abogó hoy por "el entendimiento, la colaboración y el respeto muto" entre las comunidades gallega y extremeña.

El titular del Gobierno gallego aseguró que no está en la vocación de los gallegos "ir a gobernar en Extremadura", así como tampoco que a los gallegos se los gobierne desde allí. "Ni una cosa ni otra", aseveró.

Touriño indicó que la iniciativa parlamentaria del BNG es "legítima", de modo que, aunque puede ser "más o menos afortunada, sensata o razonable", no puede merecer una respuesta "desproporcionada en su intensidad y su fuerza" por parte de la Junta de Extremadura.

CONVERSACIÓN CON IBARRA

El presidente gallego explicó a los medios de comunicación que ayer mismo pudo mantener una conversación con su homólogo de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, en la que le expuso su parecer en torno a esta polémica.

Ante esta coyuntura, reclamó que se "rebaje el tono y la tensión" que se ha generado, al tiempo que abogó por buscar el camino del "respeto" y la "colaboración leal entre comunidades autónoma", hasta el punto de abandonar los elementos de "confrontación".