28 de marzo de 2020
17 de agosto de 2008

Atentado.- El delegado del Gobierno rechaza que haya un comando en Andalucía y dice que los daños son casi inexistentes

Afirma que los artefactos que explotaron hoy tiene "cierta similitud" con el que estalló el 29 de julio en una playa de Torremolinos

MÁLAGA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, declaró hoy, tras la explosión de dos artefactos en Málaga y la desactivación de un tercero, todos de escasa potencia, que por los datos que se tienen no se puede afirmar que haya un comando de ETA en Andalucía.

Asimismo, informó de que los atentados de hoy no han provocado daños personales y los materiales han sido "de pequeña entidad, prácticamente inexistentes".

López Garzón, que esta tarde visitó, junto con los consejeros de la Presidencia y de Turismo, Comercio y Deporte, Gaspar Zarrías y Luciano Alonso, entre otros, la zona de Guadalmar, donde se produjo la primera explosión, lanzó un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos, aunque, como reconoció, "no podemos olvidar que enfrente tenemos una banda de terroristas y asesinos", por lo que "nunca hay que bajar la guardia".

SIMILITUD CON LA BOMBA DE TORREMOLINOS

En cuanto a los artefactos, serán ahora analizados por la Policía, tanto el de la A-7, que está íntegro, como los restos de los que han explotado en Guadalmar y Puerto Marina. Aunque no quiso entrar en detalles hasta que se produzca ese análisis, sí afirmó a los periodistas que, en cuanto a la estructura y la cantidad de explosivos, "tienen una cierta similitud" con el que estalló el pasado 29 de julio en una playa entre Torremolinos y Benalmádena.

De hecho, López Garzón indicó que no se puede descartar la hipótesis de que se trate del mismo comando que llevó a cabo ese atentado, en el que tampoco hubo que lamentar daños personales ni materiales.

Aplaudió que, gracias al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, no haya habido hoy daños personales. Así, valoró la coordinación entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. Al respecto, explicó que sobre las 10.30 horas los Bomberos de Benalmádena recibieron una llamada en nombre de ETA en la que se anunciaba la explosión de tres artefactos entre las 11.00 y las 15.00 horas.

Ante esto, de forma inmediata se puso en marcha el dispositivo policial, ya activado, precisó el delegado del Gobierno en Andalucía, puesto que la provincia, como el resto de Andalucía, se encuentra en alerta 2.

Así, se optó por desalojar la zona de Guadalmar, donde el artefacto explotó sobre las 13.00 horas, y la de Puerto Marina, en Benalmádena, que estalló a las 15.00 horas. De igual modo, también se dio aviso a la Guardia Civil, que estableció un sistema para localizar el artefacto de la A-7, lo que consiguió pasadas las 15.00 horas en torno al kilómetro 232, que fue desactivado por artificieros del Cuerpo Nacional de Policía, con la colaboración de la Benemérita.

GUADALMAR Y PUERTO MARINA

La primera explosión se produjo en las inmediaciones del hotel Tryp Guadalmar, a unos 150 metros, y a 30 de la misma playa. El establecimiento hotelero, junto a bañistas y residentes, empezaron a ser desalojados sobre las 11.00 horas. El explosivo estaba enterrado en la arena, escondido en unos matojos, al lado del chiringuito La Gema y de una zona de aparcamientos.

En cuanto al artefacto de la zona de Puerto Marina, se encontraba en una rejilla de desagüe de una isla ecológica ubicada en Pueblo Marinero, en el puerto deportivo, cerca de un aparcamiento, espacio que también había sido desalojado, al igual que las playas de Malapesquera y Fuente de Salud. En total, se estima que en Benalmádena se desalojó a cerca de 10.000 personas.