16 de octubre de 2019
22 de septiembre de 2008

La Audiencia de Sevilla retoma hoy el juicio contra un hombre acusado de matar a su mujer de 40 puñaladas

SEVILLA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla retoma hoy con las declaraciones de los peritos el juicio contra el funcionario de prisiones acusado de matar a su mujer de 40 puñaladas y 14 golpes en la cabeza en San José de la Rinconada en febrero de 2006.

De esta manera, una vez que concluyan todas las declaraciones está previsto, si la cuarta jornada de juicio no se alarga de manera excesiva, que cada una de las partes eleven a definitivas sus conclusiones y procedan a presentar sus informes, según informaron a Europa Press fuentes del caso.

La pasada semana sirvió para oír la versión de los hechos de los testigos cercanos a la víctima y su presunto asesino, los agentes de la Guardia Civil que participaron en la investigación, los psiquiatras que trataron al inculpado, los policías locales que procedieron a la detención del presunto asesino, así como la historia que narró el propio asesino confeso, quien dijo que una voz que "debía de ser Satanás me decía: mátala, mátala".

En su declaración, el funcionario de prisiones, Rafael S.N., admitió que cometió el crimen "impulsado por un espíritu maligno". "Estaba ido total. No me explico cómo pude cometer esa indigna acción", sentenció. El procesado --licenciado en Derecho y Graduado Social-- dijo que "evidentemente" el mató a su compañera sentimental, si bien dijo no recordar cómo sucedieron los hechos. "Hay un punto blanco en mi mente", apuntó Rafael S.N., quien prosiguió que aquello fue "fortuito" porque "la quería muchísimo".

Por su parte, el agente del Instituto Armado, jefe del Equipo Mujer Menor (Emune), que acudió a la vivienda del crimen, destacó la "excesiva tranquilidad" que presentaba el inculpado para el hecho tan "espantoso" que había ocurrido. "Estaba muy tranquilo" hasta que, de buenas a primeras, comenzó a gritar diciendo: "La hija de puta se creía que no iba a tener huevos".

Posteriormente, uno de los psiquiatras que prestó declaración consideró "imposible" que el acusado, como el mismo sostuvo en su declaración para justificar su nerviosismo, "estuviera unos 15 días sin dormir".

PIDEN 28 AÑOS DE PRISIÓN

El Ministerio Fiscal defiende que el procesado decidió acabar con la vida de M.A.R. de forma "premeditada, fría, cobarde y brutal" cuando supo que ésta pretendía separarse de él, según se desprende de su escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press. El Ministerio Público considera que los hechos constituyen un delito de asesinato, por el que pide 25 años de prisión; y un delito del artículo 173.2 del Código Penal (De las torturas y otros delitos contra la integridad moral), por el que solicita tres años de prisión. Además, el fiscal entiende que el acusado debe indemnizar a cada uno de sus hijos con 300.000 euros por los perjuicios causados.