15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 23 de junio de 2009

    Cospedal censura que el Gobierno "no se atreva" a tomar medidas sobre el mercado laboral y se escude en agentes sociales

    Dice que la deducción de 400 euros ha costado a la Hacienda Pública cantidades que no se podían permitir "en tiempos de recesión"

    MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, censuró hoy que el Gobierno socialista "no se atreva" a tomar medidas en relación con el mercado laboral y pretenda que sean los sindicatos y la patronal los que se pongan de acuerdo. A su juicio, el gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero no tiene "impulso político" para hacer esa reforma por temor a que le critiquen "sectores que entiende que nunca le pueden dejar de acompañar", algo que juzgó de "grave error".

    La 'número dos' del PP hizo estas declaraciones en un desayuno informativo organizado por Europa Press, al que asistieron el presidente nacional del partido, Mariano Rajoy, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente fundador del PP, Manuel Fraga, y el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, entre otros.

    Al ser preguntada por las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, en favor de una reforma laboral que abarate el despido, De Cospedal recordó que el Ejecutivo de José María Aznar hizo una reforma del mercado laboral en 1996 con el consenso de los agentes sociales que, según dijo, permitió crear cinco millones de puestos de trabajo y con la que se transformaron "muchos contratos temporales en indefinidos".

    Sin embargo, se quejó de que el Gobierno socialista "no se atreva" a tomar medidas como éstas. "Lo que ocurre es que se necesita un impulso político y la voluntad del Gobierno para hacerla y éste Gobierno, no es que no tenga voluntad de tener impulso político para hacer la reforma laboral, es que no tiene voluntad de tener impulso político para nada que no sea mantenerse en el poder", aseveró.

    Se le interrogó después si cree que habría que abaratar el despido y De Cospedal recordó que se trata de una decisión del Ejecutivo. "Eso tendrá que decidirlo el Gobierno si impulsa una reforma laboral o los que negocian la reforma laboral", señaló, para insistir en que "el problema" es la actitud del Ejecutivo emplazando a sindicatos y patronal a ponerse de acuerdo entre ellos previamente.

    De Cospedal dijo que no entendía por qué no se puede hacer ahora esa reforma laboral con "la implicación absoluta del Gobierno". "El problema es que tenemos un Gobierno que nunca se quiere implicar en nada --enfatizó--. Parece mentira tener que recordar que gobernar es tomar decisiones, es elegir y es implicarse".

    RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO POR AGRAVAR LA CRISIS.

    Previamente, en su discurso, la secretaria general de los 'populares' arremetió contra la actitud que ha mantenido el gabinete de Zapatero en relación con la crisis económica, negando la crisis primero y después esperando a que "escampe" en vez de hacer reformas estructurales.

    Y en este contexto le reprochó que haya tomado medidas como la deducción de 400 euros en el IRPF. Según recalcó iniciativas de este tipo, que ahora el Ejecutivo se plantea suprimir, costaron a la Hacienda Pública "cantidades que no nos podemos permitir en tiempos de recesión".

    Por eso, De Cospedal afirmó que el Gobierno no ha sido "un mero sujeto pasivo de la crisis sino que con su evidente responsabilidad ha sido un factor causante de la crisis, haciendo que sea más grave que en otros países".

    También criticó la subida de impuestos del tabaco y la gasolina anunciada por el Gobierno y afirmó que "nadie duda ya de que el Gobierno prepara una subida generalizada de impuestos". "Y éste no es el camino", avisó.

    Después enumeró algunas de las recetas que defiende el PP para salir de la crisis, como la bajada de impuestos, la reforma de la educación, la apertura del debate energético, "volver a la unidad de mercado", la reestructuración del sistema financiero, la reforma de la Justicia o la reforma de las administraciones públicas.

    ACABAR CON GASTO SUPERFLUO DE LAS ADMINISTRACIONES.

    Sobre este último aspecto, destacó que es necesario que las administraciones "sean ágiles y eficientes" y no "un obstáculo, muchas veces duplicado y hasta triplicado". "La hipertrofia que sufren las administraciones públicas hoy es sin duda un claro ejemplo de algo que debe ser redimensionado en orden a disciplinar el gasto público, que es muchas veces superfluo, y en orden a prestar mejor servicio a los ciudadanos", sentenció.

    Según De Cospedal, la sociedad española "ha querido refrendar con su voto" el apoyo a estas medidas, dando la victoria al PP en las pasadas elecciones europeas. En este sentido, interpretó ese triunfo de su partido como "un correctivo" que han impuesto los ciudadanos porque el PSOE, dijo, "faltó a la verdad" con la crisis y "negó su gravedad". En su opinión, la gente está "exhausta de tanta simpleza malintencionada y grandilocuente".

    En cuanto a la reforma de la estructura de las cajas de ahorro, De Cospedal indicó que sería "muy sano" acabar con la "politización" de estas entidades y aumentar el control de las mismas por parte del Banco de España. Según agregó, es necesario que el Gobierno establezca ya una hoja de ruta para que "se vayan sumando las cajas de ahorro".

    INJERENCIA POLÍTICA EN CAJA CASTILLA-LA MANCHA.

    No obstante, dijo que parece que el Gobierno "no tiene mucha prisa" o "no tiene demasiado interés en profundizar en este tema". "Va muy despacio, demasiado despacio desde nuestro unto de vista", se quejó.

    Al ser preguntada si cree que hay mucha injerencia política en las cajas de ahorro, respondió que "depende de las cajas de ahorro". Y aprovechó para subrayar que en la intervención de Caja Castilla-La Mancha había pesado esa injerencia política. "Ha sido de manera muy importante por la interferencia política", concluyó.