3 de marzo de 2021
28 de diciembre de 2014

Las crisis en Oriente Próximo marcan las nuevas misiones de las tropas españolas en el exterior

Alrededor de 450 militares se unirán en enero a los más de 2.000 que ya están desplegados en operaciones internacionales

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las situación que atraviesa la región de Oriente Próximo y las distintas crisis que se han originado allí en los últimos años, como la guerra de Siria y el avance del Estado Islámico en este mismo país y en Irak, marcarán las nuevas misiones de las tropas españolas el año que viene con el despliegue de 130 efectivos y una batería antiaérea de misiles Patriot en el sur de Turquía y de 300 militares en Bagdad y alrededores para entrenar al Ejército iraquí.

La amenaza que ha supuesto la aparición del Estado Islámico ha unido a 40 países en una gran coalición que lidera Estados Unidos y cuyo objetivo es frenar la expansión de este grupo terrorista tanto en Siria como en Irak. Todo ello unido a los bombardeos que el Ejército norteamericano y otros llevan realizando por su cuenta desde el pasado septiembre.

España se unió desde el primer momento a esta coalición internacional, cuya estrategia ha sido diseñada por el Departamento de Defensa norteamericano en el cuartel general de Tampa (Florida), pero en ningún caso se planteó que las tropas españolas fueran de combate o que llevaran a cabo bombardeos de posiciones del Estado Islámico.

TRES LOCALIZACIONES

De este modo, serán 300 los militares españoles que aterrizarán en Irak entre principios de enero y febrero para adiestrar y asesorar al Ejército ese país para que sea éste el que el que pueda hacer frente por sí mismo al Estado Islámico. El contingente estará desplegado en distintas localizaciones de Bagdad y sus alrededores, además del cuartel general conjunto en Kuwait.

Según explicó el ministro de Defensa, Pedro Morenés, en su última comparecencia en el Congreso, el equipo de entrenamiento y formación de capacidades podría desplegarse en las proximidades de Bagdad --a unos 57 kilómetros por carretera al este-- o en la cercana localidad de Besmayah --situada al sur de la capital--. Compartirá labores y acuartelamiento con personal iraquí y estadounidense.

Asimismo, el equipo de adiestramiento de operaciones especiales desplegará en Bagdad, en las instalaciones que los aliados tienen allí en el centro de apoyo diplomático, el recinto multifunción más grande de todo el país árabe. Los militares españoles estarán con tropas norteamericanas, alemanas, holandesas, noruegas, francesas y australianas, entre otras.

Por último, el personal de cuarteles generales se repartirá en varias instalaciones, en la capital de Irak y también fuera del país, concretamente en el cuartel general conjunto ubicado en el vecino Kuwait.

VUELTA A IRAK DIEZ AÑOS DESPUÉS

Aunque la misión fue autorizada por el Congreso en octubre, el ministro ha indicado que no ha podido ser desplegada este otoño porque tanto el planeamiento como la puesta en marcha sobre el terreno de una operación de estas características "no es nada sencillo", todo ello unido a la "inestabilidad" que sufre el país árabe, las "necesidades de coordinación con los socios de la coalición y el cierre de los acuerdos bilaterales con Irak, imprescindibles para el desarrollo de la misión".

Así pues, algo más de diez años después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ordenara la salida de las tropas de Irak, los militares españoles volverán al país árabe. Eso sí, mientras la anterior misión sólo obtuvo el respaldo del PP en el Congreso, en esta ocasión el despliegue ha sido autorizado con una amplia mayoría de la Cámara y el apoyo del PSOE.

Pero la de Irak no será la única misión para los militares españoles en Oriente Próximo. También en enero se desplegará en el sur de Turquía una batería antiaérea de misiles Patriot como parte del dispositivo defensivo que la OTAN puso en marcha en 2013 para proteger a la población civil de este país ante posibles ataques provenientes de la frontera sur con Irak y Siria.

La Alianza Atlántica desplegó este dispositivo defensivo a petición de Turquía después de que proyectiles procedentes de Siria, donde el Ejército de Bachar el Asad se enfrentaba a las milicias opositoras, cayeran en territorio turco.

España tomará así el relevo de Países Bajos enviando unidades similares a las que mantienen otros países como Alemania y Estados Unidos: un contingente formado por 130 militares y seis lanzadores que podrían permanecer en Turquía un año.

485 MILITARES EN AFGANISTÁN

Estas dos nuevas operaciones que pondrá en marcha España con el nuevo año se unirán a la misión que sustituirá a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de la OTAN en Afganistán. La 'Resolute Support' comenzará el 1 de enero y en ella participará un contingente de 485 militares españoles.

Esta nueva misión, también autorizada por amplia mayoría en el Congreso, tiene el objetivo de seguir adiestrando y asesorando a las fuerzas afganas, aunque las tropas españolas seguirán realizando prácticamente las mismas funciones que desarrolla el contingente actualmente desplegado.

Esto es, seguirá habiendo una unidad de apoyo a la gestión del aeropuerto de la base de Herat, en el oeste del país, continuarán encargándose del hospital Role 2, que atiende tanto personal civil como militar, seguirán ejerciendo de fuerza de protección de esta base y se mantendrán unos 20 efectivos en los cuarteles generales de la misión en Kabul para planteamiento y organización. Eso sí, España perderá el próximo 1 de enero el mando de la base en favor del Ejército italiano.

El Ministerio de Defensa no ha querido ser muy concreto con la fecha de la retirada, ya que está sujeta a coordinación con el resto de países aliados, si bien Morenés ha dicho que "se espera que en el tercer trimestre de 2015 ya se hayan alcanzado los objetivos en el Mando Oeste" y, por tanto, en noviembre se podría producir el repliegue de Herat y quedar sólo un contingente en los cuarteles generales de Kabul.

Tres misiones internacionales --una en territorio conocido y dos completamente novedosas-- que junto a las otras diez operaciones en las que participa España supondrán la presencia de unos 2.500 militares españoles en nueve países como Líbano, Malí, Senegal, República Centroafricana, Gabón o Somalia.

Para leer más