18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    Detenciones.- Izquierda abertzale asegura que "en absoluto irá a la clandestinidad" y censura "el silencio" de Ibarretxe

    Pide "unir fuerzas" para conseguir "la tan ansiada paz" e insta a los ciudadanos a "llenar las urnas con un voto independentista"

    BILBAO, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Representantes de la izquierda abertzale aseguraron hoy que ésta "en absoluto irá a la clandestinidad" e instó a "llenar las urnas con un voto independentista y de cambio social". Asimismo, denunciaron que las detenciones practicadas ayer, de "extrema gravedad", pretenden "cerrar el ciclo de Lizarra-Garazi" para "una segunda transición" y censuraron tanto el "cinismo" de los dirigentes socialistas como "el silencio" del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

    En una rueda de prensa en Bilbao, Tasio Erkizia y Miren Legorburu dieron lectura a un comunicado, en euskera y castellano, con motivo de las ocho detenciones realizadas ayer bajo acusaciones de una presunta relación con la nueva dirección de la ilegalizada Batasuna.

    Tras expresar su "abrazo solidario" a los detenidos, indicaron que estas detenciones, así como el registro de "numerosos domicilios a altas horas de la madrugada", entre ellos el del propio Erkizia, son "de extrema gravedad" y suponen "una continuación de la violación de derechos civiles y políticos de miles de ciudadanos". Asimismo, censuraron que, "en su forma, recuerda a los viejos tiempos franquistas".

    En su opinión, el Ministerio de Interior, "con la ayuda" del juez Baltasar Garzón, pretendía con esta operación policial "cerrar el ciclo de Lizarra-Garazi" para "una segunda transición", en el que "se pusieron las bases para un escenario democrático" y constituyó "el aval para un proceso democrático con el método del diálogo político". No obstante, se mostraron convencidos de que "existen posibilidades para que haya un cambio democrático en este país".

    Asimismo, denunciaron que la operación busca "anular el trabajo y la lucha de miles de ciudadanos" que han puesto "en crisis el entramado jurídico-institucional" y han apostado por "abrir cauces" que "lleven a este pueblo a la paz basada en la justicia".

    "Quieren ahogar la voz por una solución justa, por una superación del enfrentamiento con el Estado español y francés. Quieren invalidar una plataforma política que intenta llevar a esta sociedad de una situación de democracia cero a una democracia de tres millones", añadieron en relación a D3M.

    Del mismo modo, advirtieron de que se pretende "criminalizar una opción política" que, en la actual época de crisis, apuesta por el "cambio social".

    En este contexto, manifestaron que la operación refleja "el carácter antidemocrático del Estado español", en el que se "persigue con saña el pensamiento político", así como el "miedo escénico" del PSOE para "confrontar su proyecto político con el de la izquierda abertzale". En este sentido, indicaron que "el Estado está falto de razones y, por eso, utiliza tanto la fuerza".

    "EL SILENCIO" DE IBARRETXE

    Erkizia y Legorburu criticaron "el cinismo" de los dirigentes socialistas que, sabiendo que se trata de "una operación basada en un impulso político que ellos mismos han creado" y que "ha sido planificada perfectamente por el Ministerio del Interior", piden que "se deje trabajar a los jueces". Estos, según apuntaron, "no pintan absolutamente nada y son para ellos medios que utilizan para sus objetivos políticos".

    Asimismo, censuraron "la poca categoría" de la Dirección del PNV y destacaron "el silencio" de Juan José Ibarretxe, que "tan sensible a denunciar inmediatamente cuando la Policía irrumpe en un domicilio empresarial o se detiene a un empresario". También criticaron "la ligereza" del presidente de la formación jeltzale, Iñigo Urkullu, al "situar esa persecución sistemática a los políticos independentistas como un tema de campaña electoral".

    En este contexto, aseguraron que la izquierda abertzale "en absoluto" irá "a la clandestinidad", sino que "a más represión" responderá con "más trabajo político, más propuesta democrática, más altavoces para defender los derechos de este pueblo".

    En esta línea, instaron a "unir fuerzas para llevar a este país a un escenario democrático", porque "no podemos perder esta oportunidad histórica para Euskal Herria", y pidieron a la ciudadanía que "levanten la voz para que todas las opciones, incluida D3M, puedan estar el 1 de marzo compitiendo en igualdad de condiciones en las urnas y a llenar las urnas con un voto independentista y de cambio social". "Llamamos a un trabajo diario para, uniendo las fuerzas, conseguir la tan deseada paz basada en la democracia", concluyeron.