21 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

La Ertzaintza detiene a tres personas por su participación en los incidentes del 12 de octubre en San Sebastián

La contra manifestación por la marcha de Falange finalizó con el cruce de contenedores y ataques a autobuses y comercios

BILBAO, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza detuvo esta mañana en varias localidades de Guipuzcoa a tres personas acusadas de un delito de desórdenes públicos, por su presunta implicación en los "graves incidentes" que tuvieron lugar el pasado 12 de octubre en San Sebastián, cuando una contra manifestación por una marcha de Falange finalizó con cruces de contenedores, ataques a autobuses y a comercios, así como enfrentamientos con la Policía autónoma.

Según informó el Departamento de Interior en un comunicado, las detenciones han sido consecuencia de una "intensa investigación" iniciada el mismo día de los incidentes y que ha incluido el análisis de un importante número de documentos gráficos y las descripciones de numerosos testigos de los hechos.

Las detenciones se llevaron cabo durante la mañana de hoy en las localidades guipuzcoanas de San Sebastián, Zumaia y Eibar. Los dos arrestados mayores de edad tenían previsto su paso a disposición del juzgado de Instrucción nº 4 de San Sebastián durante las próximas horas, ya que es el encargado de las diligencias relacionadas con estos sucesos. El menor de edad será puesto también durante las próximas horas a disposición de su tutor legal.

Los tres detenidos son integrantes de un grupo de cerca de 20 personas que protagonizaron "los incidentes más graves, con el cruce de vehículos y contenedores y el lanzamiento de objetos". Las investigaciones para identificar y detener al resto de los participantes continúan abiertas.

DISTURBIOS

Durante los disturbios del 12 de octubre, varias entidades bancarias de la capital guipuzcoana y la sede del PSE fueron atacadas, al igual que diversos vehículos y establecimientos comerciales, que sufrieron "importantes desperfectos".

En total, la Ertzaintza recogió 53 denuncias durante los días siguientes por desperfectos en bienes tanto públicos como privados. Los daños en el mobiliario urbano provocados por los alborotadores fueron superiores a los 100.000 euros, según estimaciones del propio Ayuntamiento donostiarra.