18 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Estatut.- El PSC reclama a ERC que no se excluya "tácticamente" del acuerdo "esperando que otros lo aprueben"

Asegura que la definición de Catalunya "no se reabrirá" y señala que "ni Maragall lo ha pedido ni el PSC lo hará"

BARCELONA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer secretario del PSC, José Montilla, reclamó hoy a ERC que desistan de su estrategia "de nadar y guardar la ropa", convencido de que los republicanos intentan "quedarse al margen" del acuerdo por el Estatut "por cuestiones tácticas" y a la espera "de que los otros lo aprueben".

Montilla pidió a los republicanos "coherencia con su trayectoria histórica", recordando que los dirigentes de ERC Francesc Macià y Heribert Barrera dieron su voto al Estatut de 1932 y 1979 respectivamente pese a las críticas que le veían al texto.

"Sería una gran irresponsabilidad" rechazar un Estatut que, destacó, "es mucho mejor que el de 1932 y que el de 1979" y negar su voto en las Cortes porque "ya lo aprobarán los otros", consideró Montilla.

El también ministro de Industria reconoció que, dada la actitud y las declaraciones insistentes de los dirigentes de ERC, "parece cada vez más difícil" que los republicanos puedan votar 'sí' al Estatut en las Cortes, algo que reconoció que "no sería una buena noticia" para el Gobierno catalán.

No obstante, consideró que "más grave sería" que esta discrepancia entre socios de Gobierno "se repitiera en el referéndum" de aprobación en Catalunya, aunque insistió en la "apuesta" del tripartito por "agotar la legislatura" y "mantener su cohesión" para cumplir con el Pacto del Tinell.

"La dificultad de ERC será explicar por qué vota 'no' a este Estatut cuando en 1932 y en 1979 votó sí, pese a las deficiencias que tenía el texto de Sau según Heribert Barrera", afirmó Montilla, insistió en que "éste es mucho más ambicioso que los Estatuts de 1932 y de 1979".

"ERC AÚN TIENE TIEMPO DE RECONSIDERAR SU ACTITUD".

Por ello, consideró que "aún hay tiempo" para que ERC "pueda reconsiderar" su postura, "de forma especial con la vista puesta en el referéndum" que debe producirse tras su aprobación en las Cortes.

Montilla consideró "difícil de explicar" que en esta consulta los republicanos "pidan el mismo voto que los que se oponen a un Estatut ambicioso y rechazan el texto porque dicen que rompe España". "¿ERC puede ir a un referéndum en las mismas posiciones que el PP?", insistió.

En cuanto a las declaraciones del presidente del Gobierno, Pasqual Maragall, que la semana pasada señalaba que la definición de Catalunya en el preámbulo "no se cerrará" hasta que se éste se discuta, Montilla aseguró que el también presidente del PSC "no ha pedido" a la Ejecutiva del grupo, reunida hoy en Barcelona, que reabra esta cuestión "y el PSC no la reabrirá".

Montilla remarcó que, aunque el preámbulo aún no se haya discutido en ponencia, "el redactado específico sobre el término 'nación'" que incluirá esta parte del texto "sí está cerrado" en base a la "fórmula" que tiene "el apoyo de PSOE-PSC, CiU e ICV-EA".

"EL ACUERDO POLÍTICO" DE NACIÓN "ESTÁ CERRADO".

Aunque insistió en que "formalmente" ninguna parte del Estatut "no estará cerrada hasta que el texto no sea aprobado en las Cortes y después en un referéndum por el pueblo de Catalunya", Montilla subrayó que "sí hay un acuerdo político cerrado" para la definición de Catalunya en el articulado y en el preámbulo.

El dirigente del PSC consideró que el próximo lunes, cuando acaben las reuniones de la ponencia, "podremos hacer un balance global del acuerdo" para el Estatut, que por el momento "el PSC ve importantísimo".

En referencia al último escollo de la ponencia en la cesión de la gestión del aeropuerto de El Prat a la Generalitat, Montilla se mostró convencido de que "finalmente se llegará a un acuerdo que satisfaga a las fuerzas políticas catalanas y que sea compatible son la necesaria preservación" de la decisión del Estado en esta gestión.

En este sentido, Montilla apostó por la "necesaria unanimidad" entre todas las administraciones implicadas en la gestión del aeropuerto del Prat a la hora de tomar "las grandes decisiones" respecto a esta infraestructura.