25 de mayo de 2020
2 de abril de 2008

ETA.- Gobierno vasco censura su "indignidad e inmoralidad" y reitera que "carece de la más minima legitimidad política"

Destaca que "el futuro del país está en manos de las instituciones democráticas" e insta a dejar de "mirar a ETA"

SAN SEBASTIÁN, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, denunció hoy la "indignidad" e "inmoralidad" del comunicado de ETA, hecho público ayer, en el que "amenaza a todas las personas que no piensan como ellos". Asimismo, insistió en que la banda "carece de la más mínima legitimidad política" y aseguró que "el futuro de este país está en manos de las instituciones democráticas representativas, en manos de la ciudadanía, y de sus legítimos representantes".

La portavoz del Ejecutivo autonómico destacó la "indignidad" que supone "amenazar a todas las personas que no piensan como ellos", así como "la inmoralidad humana y política de convertir en víctimas de su amenaza a la práctica totalidad de la sociedad vasca". En este sentido, advirtió de que ésta "no admite ni admitirá la dictadura de la amenaza y el terror".

Tras expresar su "profundo rechazo" frente a ETA, Azkarate mostró la solidaridad del Gobierno vasco con todas las personas amenazadas y, sobre todo, con "la familia socialista, contra la que se ha dirigido" el último comunicado de ETA, y con la Ertzaintza, que también "aparece especialmente mencionada".

El Ejecutivo vasco insistió en que ETA "no es un agente político", sino "simplemente un grupo que utilizando la violencia intenta instaurar el terror". "ETA carece de la más mínima legitimidad política, lo hemos dicho en muchas ocasiones y hoy es día de repetirlo y recordarlo", agregó.

EL FUTURO DEL PAÍS

En este sentido, subrayó que "el futuro de este país está en manos de las instituciones democráticas representativas, en manos de la ciudadanía, y de sus legítimos representantes".

En esta línea, instó a dejar de "mirar a ETA para solucionar los problemas políticos" porque la organización terrorista "no representa a nadie". "La solución de los problemas políticos de este país- continuó- está en manos de la ciudadnía, en los partidos políticos que la representan y de las instituciones democráticas".

Finalmente, el Gobierno vasco reiteró su compromiso para luchar contra "los que amenazan, extorsionan y matan", con "las armas de la ley en la mano".