17 de enero de 2021
20 de abril de 2006

ETA.-Miguel Sanz cree que el Gobierno pactó con la banda un órgano que gestione los asuntos de Navarra y País Vasco

((ESTA NOTICIA SUSTITUYE A OTRA ANTERIOR SOBRE EL MISMO TEMA))

Sobre las cartas de extorsión se fía más de los funcionarios de Correos que de "las percepciones" de un informe policial

PAMPLONA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, aseguró hoy que tiene una "percepción clara" de que los delegados de la Administración central han pactado con los representantes de la banda terrorista ETA la "creación de una institución común que gestionará los asuntos de Navarra de manera consorciada con la CAV, a través de un Organo Común Permanente". "Tengo la percepción que se ha pactado esa institución común", añadió.

Según Sanz, este órgano sería un primer paso para "contentar en una primera fase a la banda terrorista" e "indudablemente no se quedaría allí y se darían más pasos en el futuro". "Las peticiones de la ideología nacionalista son permanentes. En el caso de ETA están sustentadas por la violencia y el chantaje y ganan en consistencia", comentó. El presidente navarro, que hoy se reúne con Mariano Rajoy para consensuar una estrategia tras el alto el fuego, realizó estas declaraciones en el programa 'La mirada crítica' de Tele5, recogida por Europa Press.

Por otro lado, señaló que para constatar la voluntad de ETA de abandonar la violencia "más relevante" que prestar atención a las cartas de extorsión a empresarios es que la banda terrorista manifieste que "los objetivos políticos que le han servicio para matar, los de territorialidad y los de autodeterminación, no los va a perseguir a través de las armas, que deja la lucha armada y se somete al dictado de la democracia para perseguir estos objetivos".

Para Sanz, un pronunciamiento de esa naturaleza "sería suficiente para constatar esa voluntad", cosa que no se ha producido, "es más, ha sucedido lo contrario". El Gobierno foral se refirió a los mensajes trasladados a través de su boletín interno, 'Zutabe', y de "sus agentes", como Otegi, en los que se dice que "va a renunciar a ninguno de los objetivos perseguidos a lo largo de su historia macabra, integrar a Navarra en su proyecto de construcción nacional de Euskal Herria y autodeterminación o dar la la palabra al pueblo vasco". El presidente del Gobierno foral, a la vista de las declaraciones de Batasuna y del 'Zutabe', cree que se pone de manifiesto "con claridad que ETA no ha renunciado a ninguno de los objetivos que le han servido como argumento", entre ellos Navarra, "un argumento recurrente para justificar sus crímenes".

Miguel Sanz subrayó que "constata" en ETA "la misma voluntad que ha tenido siempre" para acabar con el terrorismo, "es decir, si se le otorgan contraprestaciones políticas, se le entrega Navarra y se le permite acceder a la autodeterminación a través de un referéndum".

En su opinión, "lo malo" no es saber esto sino el hecho de que él constata una voluntad en el presidente Zapatero "para acceder a esas peticiones".

DECLARACIONES SOBRE NAVARRA

Por otro lado, Sanz afirmó que no entendió "nada" de la respuesta que esta semana dio Rodríguez Zapatero a una pregunta sobre un posible cambio de estatus jurídico y político en Navarra en el futuro. El presidente del Gobierno central aseguró que "ni la violencia puede condicionar la política ni la ausencia de violencia" y dijo que el único objetivo ahora es el el final de ETA: "Y a partir de allí, la política y la democracia cobrarán mas fuerza en Euskadi".

"No entendí nada. Se pasa de Navarra a Euskadi", observó Sanz, quien respondió que "la paz no puede conseguirse a cualquier precio". "Para este viaje no hacía falta estas alforjas", continuó.

Sanz lamentó que Rodríguez Zapatero no encuentre hueco en su agenda para que ambos mantengan un encuentro. "La agenda del presidente puede ser muy complicada para hacer un hueco, aunque no debe ser tan complicada para hacérselo a Ibarretxe, Imaz o Erkoreka. Parece que va a recibir a Imaz por segunda vez cuando a mí todavía no me ha recibido", censuró, para añadir que la agenda del presidente "es complicada pero le debe ser más cómodo recibir" a unas personas que a otras, cuestión que rechazó, porque, según dijo, "siempre" ha sido "respetuoso" con quien ostenta la presidencia del Gobierno de España y las actuaciones han estado basadas "en la lealtad".

EXTORSIÓN A EMPRESARIOS

Sobre la carta de extorsión recibida el día 7 por un empresario navarro, Sanz aseguró que tiene los mismos datos que José Manuel Ayesa, presidente de la CEN, sobre la fecha del matasellos y cuándo se recibió.

El presidente del Gobierno foral aseguró fiarse "mucho más de la profesionalidad de los funcionarios de Correos, que son los que ponen la fecha en el matasellos, de que las percepciones o sentimientos que puede reflejar de un informe policial, sin que eso implique dudar de la profesionalidad de los agentes de información".

"Los datos son tozudos. Existe al menos una carta de un empresario navarro, y parece ahora de otro empresario vasco, que esta fechada con una fecha posterior al alto el fuego", agregó.

En todo caso, señaló que para él esto "no es lo relevante para constatar la voluntad de ETA de dejar de matar o extorsionar" sino que "lo relevante es una voluntad clara de ETA diciendo que los objetivos políticos que le han servido para matar, los de anexión de Navarra a Euskadi o la soberanía, no los va a perseguir a través de las armas".

REFEREMDUM

A la pregunta de si un referéndum permitiría resolver para siempre el debate sobre la integración o no en Euskadi, Sanz respondió que no tiene "ningún miedo" a la decisión de los navarros sobre su estatus, porque en sucesivas elecciones "vienen diciendo que quieren seguir formando parte de una comunidad diferenciada, con instituciones propias e integrada en la nación española y solidaria con todos sus puestos". A lo que Sanz se opone, según dijo, es acceder a apoyar un referéndum "porque lo pida ETA".

Recordó también que es partidario de que se aproveche una hipotética reforma de la Constitución para derogar la Disposición Transitoria Cuarta, que regula la incorporación a Euskadi. "No es asumible que la comunidad más histórica no tenga definido su estatus", comentó Sanz, que criticó que el Partido Socialista de Navarra se hubiera mostrado hace unos meses a favor de la supresión y ahora, "de acuerdo con las declaraciones de Zapatero, no estaría muy de acuerdo, porque es una petición que el entorno nacionalista le hace al presidente Zapatero en esta situación generada por el alto el fuego".