21 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2009

Ex director balear del Territorio afirma que la contratación de Martín fue "normal" y siguió los trámites "ordinarios"

Damiá Nicolau afirma desconocer si Martín había proporcionado facturas falsas a Vicens o si era su amigo

PALMA DE MALLORCA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex director insular de Territorio del Consell de Mallorca, Damià Nicolau, aseguró hoy que la contratación de Tomás Martín, asesor fiscal de Metalumba -propiedad del ex conseller de Territorio Bartomeu Vicens- fue "normal" y siguió los trámites "ordinarios" y propios de cualquier otro contrato menor, al tiempo que señaló que fue Vicens quien decidió que la adjudicación se llevase a cabo mediante este procedimiento, sin necesidad de convocar concurso público para que concurriesen otras ofertas.

Durante su comparecencia ante el tribunal de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) en el marco del juicio por una pieza separada del caso Son Oms, Nicolau defendió que a principios de 2007, cuando Vicens le instó a que justificase la necesidad del informe mediante los dictámenes necesarios, consideró "oportuno" encargar el estudio como contrato menor, incidiendo en que "surgió esa idea y yo la compartía". En cualquier caso, negó conocer si Martín le había proporcionado facturas falsas o si era su amigo.

"Lo que sabía del contable era a través de Vicens ya que nunca he hablado con Martín", manifestó el acusado a preguntas del fiscal anticorrupción Juan Carrau, pese a que cuando se llevó a cabo una reunión en la que el ex conseller propuso el nombre del asesor fiscal, "a mí me pareció bien".

Nicolau recordó que elaboró un informe en que justificaba la necesidad de contratar al asesor por falta de medios materiales, ya que en Territorio había tres Direcciones Generales con cinco arquitectos superiores y tres arquitectos técnicos "y aún así había bastante saturación", por lo que avaló la adjudicación del estudio sobre el suelo a Tomás Martín.

Una vez realizado el informe, manifestó que lo leyó "en diagonal y no lo he vuelto a leer", toda vez que manifestó no saber si algún otro técnico lo supervisó.

El acusado, para quien la Fiscalía pide una pena de 3 años y 2 meses de prisión por sendos delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación administrativa, ya negó el pasado 26 de mayo, en su declaración ante el juez que instruye el caso Son Oms en el TSJIB, Antoni Capó, que exista relación alguna entre el proceso de recalificación del polígono palmesano y la realización del informe sobre el valor del suelo en Mallorca y que, según manifestó, fue adjudicado al gestor Tomás Martín, "la persona que mejor lo podía hacer".

Supuestamente, la adjudicación del estudio habría servido para recompensar al contable, que elaboró facturas falsas por 295.000 euros para maquillar las comisiones obtenidas por la recalificación de Son Oms.

Las investigaciones apuntan a que Vicens creó una sociedad, Metalumba, en septiembre de 2002, siendo 'número dos' de UM, mediante la que cobró 700.000 euros procedentes del 15 por ciento de comisiones obtenidas a raíz de la recalificación del polígono, aprobada por el Consell de Mallorca en 1999.

Asimismo, aseguró tras aquella declaración no guardar él mismo ninguna relación con el proceso de recalificación, por el que se investigan delitos de alcance millonario derivados de una presunta trama político-empresarial, ya que en el momento en que se llevó a cabo, en 1999, "tenía 21 años, estudiaba y no estaba metido en política".