22 de octubre de 2019
7 de abril de 2008

Feijóo cree que "sería un mal comienzo" investir a Zapatero en segunda vuelta y lo atribuye al "oportunismo" del PSOE

Pronostica que el PSOE "utilizará o despreciará" a los dos diputados del BNG "según le convenga" porque el Bloque "no decide nada"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, consideró hoy que "sería un mal comienzo" que José Luis Rodríguez Zapatero resultase investido presidente del Gobierno en segunda vuelta y atribuyó esta posibilidad a una "táctica oportunista" del PSOE que, en su opinión, "pretende demostrar que ahora no es rehén" de las fuerzas nacionalistas.

"No sería un buen comienzo que el presidente del Gobierno no obtuviese la confianza mayoritaria de la Cámara en su primera intervención", manifestó Núñez Feijóo tras la reunión del Grupo Parlamentario Popular, y comparó esta hipótesis con el hecho de que el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, también resultase elegido en segunda vuelta "por primera vez en la democracia".

Para el líder de los populares gallegos, esta "estrategia" del PSOE responde a una "política oportunista" y "de imagen" y, en la misma línea, criticó a Zapatero por "pactar con todos los nacionalistas que pasaban por su despacho" en la pasada legislatura mientras en esta "quiere demostrar que no depende de ellos". "Ahora que absorbió votos de los nacionalistas, ya no los necesita", apuntó.

En todo caso, Núñez Feijóo abogó por que en los próximos cuatro años los "grandes partidos" -en referencia a PP y PSOE- pacten los "grandes asuntos nacionales" ya que, a su juicio, la política "no consiste en enfrentar a la mitad de la población española contra la otra mitad". Entre esos "grandes consensos", aludió a la organización territorial, la financiación de las comunidades autónomas o el terrorismo.

PRIORIDADES DE GALICIA.

En clave autonómica, exigió que esta legislatura sirva para saldar con Galicia las "deudas pendientes" de la anterior y, para ello, consideró a los 23 diputados y senadores del PPdeG "más necesarios que nunca". Frente a eso, aseguró que los dos representantes del BNG en las Cortes "no deciden nada" porque "ésa es la realidad del nacionalismo gallego".

"El PSOE utilizará o despreciará a los dos diputados del BNG según le convenga", pronosticó, aunque descartó que las "discrepancias" de PSOE y BNG a nivel nacional se trasladen al bipartito gallego porque, según ironizó, "ya son suficientes y sería muy difícil que se incrementasen".

Por otro lado, arremetió contra el Bloque por prestar sus dos diputados para que Esquerra Republicana (ERC), Izquierda Unida (IU) e Iniciativa per Catalunya (ICV) puedan crear grupo parlamentario propio en el Congreso y se divida el grupo mixto resultante de las elecciones generales del 9 de marzo. "Eso no estaba en la agenda de Galicia", apuntó, y defendió la necesidad de desarrollar en esta legislatura las "prioridades" de la comunidad gallega.

Entre ellas, Núñez Feijóo indicó que el nuevo Ejecutivo estatal debe "hacer propuestas" para "dinamizar la economía" y "hacer frente a la crisis económica". Asimismo, recalcó la necesidad de "recuperar el tiempo perdido" en infraestructuras y "dignificar" el voto emigrante para garantizar el voto en urna en las próximas autonómicas, así como conseguir más medios para Salvamento Marítimo y mejorar la financiación de Galicia para "equilibrar la renta y los recursos con las comunidades que más tienen".