28 de mayo de 2020
28 de noviembre de 2018

Fiscalía pide rechazar las recusaciones contra el tribunal del 'procés' presentadas por Cuixart, Simó y Forcadell

Rechaza que el presidente de Òmnium quiera apartar a todos los magistrados por "ósmosis y por extensión"

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha pedido a la Sala de lo Penal de este órgano que archive de plano las recusaciones contra el presidente del tribunal que juzgará del 'procés' independentista en Cataluña, Manuel Marchena, por parte de la expresidenta del Parlament de Cataluña Carme Forcadell, la exmiembro de la Mesa de la Cámara Anna Simó y el que fuera presidente de Ómnium Cultural Jordi Cuixart.

Informa en el mismo sentido, a favor de rechazar sin más trámite, respecto de las recusaciones presentadas por este último también contra el resto de magistrados del tribunal enjuiciador, a los que el líder social quería apartar del juicio basándose en la reciente doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en la que se afirmó que Arnaldo Otegi no había tenido un juicio justo por el caso Bateragune.

El Ministerio Público ya emitió este lunes un informe oponiéndose a la recusación de Marchena presentada por el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, los exconsejero Raül Romeva, Jordi Turull y Josep Rull y el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez. Los fiscales Fidel Cadena y Consuelo Madrigal argumentaron que no hay ni un solo "dato objetivo sobre la conducta o disposición del Magistrado que permita fundar alguna sospecha".

Los procesados denunciaron que Marchena había perdido la falta de imparcialidad al revelarse el pacto entre el PP y el Gobierno para ponerle al frente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el 'whatsapp' enviado por el portavoz de los 'populares' del Senado presumiendo que este nombramiento permitiría controlar "desde detrás" la Sala Segunda del Tribunal Supremo, la encargada de juzgar a los líderes independentistas.

LA SALA DEL 61 YA RECHAZÓ APARTAR A LOS MAGISTRADOS

La Fiscalía se "reitera" en sus conclusiones expuestas en el anterior informe y recuerda que la denominada Sala del 61 ya rechazó en un auto del pasado mes de septiembre apartar de la causa a los cinco magistrados designados para juzgar a los líderes del 'procés' atendiendo al sistema de designación de magistrados.

En esta resolución la Sala especial subrayó que por este motivo no se puede aceptar la posible falta de imparcialidad, pues los integrantes del propio TEDH son "propuestos y elegidos por políticos en activo", sin que nadie sospeche de su forma de actuar.

En cuanto a la "novedosa recusación por extensión a todos los magistrados" del tribunal del 'procés', el Ministerio Público también considera que se debe rechazar de plano, en primero lugar porque el presidente del tribunal, Manuel Marchena, aún no ha sido apartado del mismo porque. Asimismo, señala el fiscal Cadena en este informe que "presumir que los seis magistrados recusados son parciales por mera ósmosis y por extensión no solo es contrario a la presunción de imparcialidad del juzgador (...) sino que carece de fundamento absoluto".

La defensa de Cuixart planteaba dudas sobre los magistrados Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Luciano Varela, Ana María Ferrer y Andrés Palomo y para ello se acogió a la reciente sentencia del tribunal con sede en Estrasburgo que dio la razón a l exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi sobre que no tuvo un juicio justo.

"NO ES APLICACIÓN ANALÓGICA"

El tribunal europeo afirmó en su resolución que "debido al secreto de las deliberaciones", no se podía saber cuál fue la "influencia real" de la presidenta de ese tribunal, Ángela Murillo, que mostró anteriormente un prejuicio contra Otegi.

Sin embargo, la Fiscalía afirma que "no es de aplicación analógica" porque en el asunto estudiado por el TEDH se trataba de una "ausencia de imparcialidad de la presidenta al resto del tribunal, mientras que en nuestro caso esa imparcialidad de origen es simplemente inexistente".

Con todo ello, el fiscal ha puntualizado que no basta con que las "dudas o sospechas sobre la imparcialidad del juez surjan en la mente de quien recusa", sino que es preciso determinarlas caso a caso.