6 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

Gallardón cree que Aguirre, Zaplana y Acebes "se ajustaron con sus respuestas a la realidad"

Gallardón cree que Aguirre, Zaplana y Acebes "se ajustaron con sus respuestas a la realidad"
EP
Foto de la Noticia
Foto: ep + Ampliar




   MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS)

   El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, manifestó su creencia de que tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, como el secretario general del PP, Ángel Acebes, y el ex ministro y ex diputado Eduardo Zaplana "se ajustaron con sus respuestas a la realidad de lo que fueron preguntados" durante la celebración del juicio que el primer edil mantiene contra el periodista de La Cope Federico Jiménez Losantos por injurias.

   En una entrevista concedida a Cuatro y recogida por Europa Press, el regidor madrileño consideró que las respuestas de sus compañeros de partido, que si bien no lo respaldaron claramente tampoco se ciñeron a los postulados de Losantos, "se ajustaron a la realidad de lo que fueron preguntados", sin querer entrar a valorar su testimonios más allá.

   Sobre esta querella, Gallardón explicó que la interpuso porque llegó "a la convicción de que en un Estado de Derecho, cuando se agrede de forma reiterada, sistemática y grave el honor y la dignidad de una persona, el hecho de estar en política, de ser un cargo público o incluso el tener (como consecuencia) un perjuicio político o electoral por enfrentarse a un medio de comunicación o a un periodista no es razón suficiente" para que el alcalde pudiera "volver con dignidad" a su casa y "mirar a los ojos" a sus hijos.

   "Me han insultado mucho, muchísimas veces. Han dicho muchas mentiras sobre mí, pero nunca me habían acusado de pretender que los asesinos de 192 madrileños que murieron aquel 11 de marzo en Madrid salieran impunes, de intentar que no se celebrase el juicio, de tratar de tapar las pruebas", reprochó Gallardón, añadiendo que quien le acusa de eso le está imputando "lo más grave" que sobre él se ha dicho en toda su vida.

   Por ello, el primer edil madrileño negó que el que Losantos sea "el portavoz de su principal rival política", la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tal y como preguntó el entrevistador, haya tenido nada que ver con la querella.

   "Los hechos son objetivos y no es un problema de quién es la persona, que tendrá que responder ante su propia conciencia y ante aquellos que entienden que es el portavoz adecuado para su medio de comunicación. Así que absolutamente no, no influyó el que fuera Losantos", aseguró el popular.

   Gallardón reiteró que lo que defendió con su demanda es la "dignidad" tanto suya como "de todos los que el 11 de marzo estuvieron viendo morir a mucha gente, ayudando a quien sobrevivió e intentando que la ciudad y la Nación salieran adelante", como él mismo hizo.

   LIBERTAD DE EXPRESIÓN

   Una de las principales acusaciones que contra el regidor capitalino se han vertido a raíz de la demanda, tanto desde algunos medios de comunicación como desde las propias filas de su partido, es que al denunciar a un periodista ha atentado contra la libertad de expresión.

   Sin embargo, para Gallardón "la libertad de expresión no pierde un punto de su valor por el hecho de querellarse contra aquellas personas que, haciendo uso de esa libertad, lo que hacen es incurrir en injurias".

   Además, recordó que "el propio querellado, cuando ha sido calificado de ciertas cosas que creyó que no se correspondían con la realidad, hizo lo mismo" que él. "Él también fue a los tribunales. Y es curioso que se me acuse a mí de ir en contra de la libertad de expresión por querellarme contra Federico Jiménez Losantos cuando él va a los tribunales e interpone acciones cuando es él el objeto de la agresión", apostilló.

   En este clima, para el alcalde el veredicto del juicio, que aún no ha finalizado, "por supuesto que es importante", ya que supondrá "una respuesta ante una petición de amparo judicial hecha a la Justicia". De hecho, para Gallardón ya es importante "haber llegado al punto de solicitar este amparo y de no haber retirado la querella, de no haber cedido a peticiones y presiones, algunas públicas", y a pesar de haber sido objeto, como él mismo mencionó, "de líneas editoriales como la de Pedro J. Ramírez desde El Mundo, para que no llegara hasta el final".

   Por último, tras reconocer que procura no permitir que las discrepancias políticas, "que en definitiva son profesionales", interfieran con sus relaciones personales, Gallardón rechazó cualquier posibilidad de amistad con el locutor de La Cope. "Yo hablo de personas que se respetan las unas a las otras. Cuando se pierde el respeto y eso significa un ataque al honor y la dignidad, ya no corresponde resolver ese conflicto a los afectados sino que, en un Estado de Derecho y en una democracia, deben hacerlo los jueces", zanjó.