4 de diciembre de 2020
6 de junio de 2006

Gerry Adams no compara los proceso irlandés y vasco pero dice que el respeto a los derechos políticos es "clave"

Otegi dice que la ruptura entre Gobierno y PP no impedirá el proceso y recuerda a Rajoy que Batasuna se reunió con el Gobierno Aznar

BILBAO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El líder del Sinn Féin, Gerry Adams, eludió hoy equiparar las condiciones de los procesos de paz irlandés y vasco pero sí precisó que el diálogo es "crucial" y el respeto a los derechos políticos y democráticos de las personas es "clave" para alcanzar la paz.

En una comparecencia en Bilbao junto con el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, Adams señaló que hay otras cuestiones importantes en el proceso como pueden ser los presos, la desmilitarización o las víctimas, pero éstas son "síntomas de las existencia de un conflicto político que requiere soluciones políticas". Asimismo, consideró que el diálogo requiere negociaciones políticas que se deben dar "cuanto antes".

Tras señalar que en estas negociaciones deben estar todos los partidos políticos, aplaudió las declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y le señaló que es tiempo para "ser valiente, tener coraje y no perder el tiempo". "El proceso será difícil, tendrá retos y conllevará dolor para algunas personas, pero es lo correcto", señaló.

El político republicano irlandés eludió entrar en cuestiones internas del Estado español, como la ruptura de relaciones entre el PP y el Gobierno central, pero sí apuntó que la construcción de la paz es más importante que las elecciones y la política partidista. Así, se preguntó "cómo puede alguien oponerse a hablar" y abogó por que la política "funcione", al tiempo que consideró que el respeto entre las diferentes fuerzas políticas es "clave".

Gerry Adams recordó que la situación que se vive hoy en Euskadi "es mejor que la de hace un año", por lo que felicitó a la militancia de Batasuna y a la de ETA por las "valientes decisiones que nos han traído a esta situación, abriendo una esperanza de futuro pacífico y justo". Así, manifestó que se abren "grandes retos para el Gobierno y el pueblo español, para Euskal Herria y para los partidos políticos".

OTEGI

Por su parte, Arnaldo Otegi se refirió a la ruptura de relaciones con el Gobierno Zapatero anunciada por el PP, para señalar que "no por esperada es positiva" y añadió que la derecha española tiene "un solo objetivo: abortar el proceso de paz y volver a una situación anterior que no es buena ni para el pueblo español ni para el vasco". "Al PP le interesa el poder y no la paz", denunció, para añadir que los populares desean ganar las elecciones generales y para ello utilizan la baza de las negociaciones entre los socialistas y la izquierda abertzale y ETA.

En este sentido, reprochó que los populares se escandalicen por las conversaciones que mantendrán el PSE-EE con Batasuna, cuando él mismo se reunió con una delegación del PP, cuando José María Aznar gobernaba, en un pueblo de Burgos para hablar de política.

"Yo mismo, junto con algunos compañeros, nos entrevistamos con una delegación del Partido Popular en una localidad de Burgos para hablar de política. Con el último gobierno que en la última década ha hablado Batasuna de política ha sido con el de José María Aznar, con una delegación expresamente nombrada por Aznar para hablar de nosotros o con nosotros de la situación política y de una posible salida negociada al conflicto", manifestó Otegi.

El líder abertzale consideró que el PP y el PSOE debían estar de acuerdo en apartar su intereses partidistas frente al escenario de paz, pero denunció que el objetivo de los populares "es hacer descarrilar la esperanza sobre el fracaso del Gobierno español".

En su opinión, con anuncios como el de hoy de Mariano Rajoy el Partido Popular añade obstáculos en el camino, pero indicó que la ruptura de relaciones con el Gobierno socialista no va a impedir que el proceso de paz avance. "Si los demás mostramos compromiso, al final el PP se tendrá que sumar", aseveró.

Arnaldo Otegi insistió en su intervención ante los medios en que "no hay excusas para abrir un proceso multilateral, un diálogo político sin exclusiones en todo Euskal Herria, entre ETA y el Gobierno español y entre los partidos políticos".

En este sentido, pidió un compromiso "efectivo y real" de todos los agentes políticos implicados en el proceso para un diálogo político y con "cero represión". Por ello, apuntó que es "incompatible trasladar un mensaje de esperanza en el fin del conflicto y agredir a un interlocutor" (en referencia a Batasuna).