7 de agosto de 2020
26 de febrero de 2009

Gürtel.- Leguina denuncia los "abusos" de Garzón, pero recuerda que quienes ahora protestan, le aplaudían en el caso GAL

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex diputado socialista Joaquín Leguina denuncia "los abusos" que, a su juicio, está cometiendo el juez Baltasar Garzón en la supuesta trama de corrupción que salpica al PP, pero recuerda que quienes ahora protestan, en referencia velada al partido de Mariano Rajoy, son los mismos que "le aplaudían" cuando el magistrado investigaba el 'caso GAL' tras abandonar el Gobierno de Felipe González.

"Los que ahora protestan son los mismos que antaño aplaudieron con entusiasmo cuando este justiciero metía en la cárcel a los imputados del PSOE hasta que éstos colaboraban con la Justicia, es decir, hasta que cantaban la melodía que al juez le gustaba oír, hasta que denunciaban a sus jefes", señala.

ABUSO Y DELITO

Así lo expone Leguina en un artículo de su 'blog', titulado 'El cristal con que se mira' y que recoge Europa Press, donde analiza la reacción del PP ante la "última embestida" del titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, encargado de la instrucción del caso 'Gürtel'.

El que fuera presidente de la Comunidad de Madrid considera "un abuso" que Garzón, tras ordenar las primeras detenciones el pasado 6 de febrero por este caso, cogiera su escopeta "para cazar cervatillos" dejando a los arrestados "ablandándose en el calabozo" hasta dos días después.

"¿Es un abuso? --se plantea--. Lo es, pero es algo más, pues el Tribunal Constitucional estableció hace ya bastante tiempo que la prisión provisional no puede tener fines punitivos ni puede servir para impulsar la instrucción sumarial".

MANTENER VIVO EL INCENDIO DEL ESCÁNDALO

También critica que el citado magistrado, que ha sido objeto de una querella por prevaricación presentada por el PP, se haya saltado el secreto sumarial, algo que a su juicio no es nuevo porque también ocurría cuando Garzón investigaba a cargos socialistas, aunque el medio de comunicación destino de las "filtraciones" fuera distinto.

Según Leguina, un secreto en el Juzgado de Garzón "es siempre un secreto a voces". "Allí, en aquel Juzgado de la Audiencia Nacional, existe una manguera mediante la cual se envía gasolina para mantener vivo el incendio del escándalo", sostiene.

"¿Eso es un delito? --reflexiona Leguina--. Sí, es un delito, pero que nadie, ni la Fiscalía, ni el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) parece dispuesto a perseguir. Porque Garzón, sobre todo cuando anda de montería a la caza de políticos, tiene bula".