19 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

Impiden desfilar a policías de Caballería que se tiñeron el pelo de colores en protesta por la falta de seguridad

CÓRDOBA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los agentes de la Unidad de Caballería de la Policía trataron hoy de hacer públicas sus protestas por la falta de medidas de seguridad tiñéndose el pelo de colores para desfilar ante las autoridades en la celebración del Día de la Policía. Sin embargo, los altos mandos policiales prohibieron desfilar a unos agentes y obligaron a hacerlo con casco al resto, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

La unidad de Caballería eligió su desfile en los actos del Día de la Policía celebrados en Córdoba para manifestar sus protestas. Para llamar la atención del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los agentes decidieron teñirse el pelo de diferentes colores llamativos antes de su desfile.

Esta actuación provocó el rechazo de las autoridades policiales y, por orden de la Dirección General, unos cincuenta agentes fueron apartados del desfile y tuvieron que volver a sus lugares de destino. Los policías que sí desfilaron, alrededor de una veintena, fueron obligados a hacerlo tapándose la cabeza con cascos de la unidad de intervención policial, conocida como antidisturbios.

Los agentes querían manifestar sus protestas por la falta de medidas de seguridad que llevan denunciando desde el fallecimiento de la policía Beatriz Martín Peña, que cayó del caballo que montaba, sin casco, durante la celebración de un acto oficial.

Beatriz Martín se cayó de la montura el pasado 30 de julio golpeándose en la cabeza, lo que le produjo una lesión cerebral de carácter grave que le causó la muerte dos días después. La policía participaba en un acto oficial de entrega de los títulos a los nuevos integrantes de la Unidad de Caballería de Madrid.

Desde entonces, los sindicatos policiales han exigido la adopción de medidas de seguridad que eviten estos accidentes y decidieron hacerlo públicamente hoy en su desfile en la Avenida de la República Argentina de Córdoba, donde se impusieron condecoraciones a quienes han contribuido con su trabajo y dedicación a aumentar el prestigio de la Policía Nacional y se rindió homenaje a los agentes fallecidos en acto de servicio.

Esta protesta se unió a las emprendidas por los sindicatos policiales para exigir la equiparación salarial con las policías autonómicas o la libertad sindical.