19 de enero de 2020
  • Sábado, 18 de Enero
  • 23 de febrero de 2010

    La izquierda abertzale denuncia que desde que inicio su debate interno "la única violencia ha sido la del Estado"

    Prefiere que no haya un atentado para no tener nada que condenar y dice que si la banda está a favor del proceso tendrá que adecuarse

    PAMPLONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz de la izquierda abertzale Santi Quiroga denunció hoy que desde que iniciaron su debate interno la única violencia que ha habido ha sido la del Estado al tiempo que afirmó que "si ETA está a favor del proceso democrático --como manifestó la banda en su último comunicado-- tendrá que adecuarse a esa nueva situación". Según dijo, la izquierda abertzale prefiere que no haya un atentado para no tener nada que condenar.

    Durante su participación en una rueda de prensa ofrecida sobre el documento 'Zutik Euskal Herria' (Euskal Herria en pie), fue cuestionado sobre las críticas de la izquierda abertzale a la actuación del Estado pero no a ETA. En ese sentido, Santi Kiroga se preguntó "qué violencia ha habido en Euskal Herria desde que empezamos este proceso: la violencia del Estado".

    "Y sobre eso no se hacen denuncias. Parece que hay alguien que quiere una acción de ETA. Eso es algo que nosotros no queremos. Nosotros preferimos que no haya nada que condenar, preferimos estar en esa situación, y eso es en lo que estamos trabajando. Si ocurre, ya veremos qué pasa, pero todo lo que estamos haciendo es para que eso no ocurra", sostuvo.

    Además, cuestionado sobre el hecho de que no se mencione a ETA en ningún momento del documento, Santi Kiroga consideró que "igual hay que preguntarle a ETA qué es lo que piensa". "Lo que sabemos es que en su último comunicado dice que está a favor del proceso democrático, y si es favorable seguramente se tendrá que adecuar a esa nueva situación, y eso es lo que se le puede pedir a todos los agentes y ETA también es un agente importante", dijo.

    Kiroga, defendió igualmente el documento 'Zutik Euskal Herria' y, preguntado sobre qué garantías ofrece para que este proceso pudiera suponer definitivamente el fin de la violencia, afirmó que la mejor "garantía" que ofrece la izquierda abertzale es su propia "determinación".

    "Nuestra garantía es la determinación que tiene la izquierda abertzale y eso ha quedado muy claro en el documento. Es nuestra voluntad, pero hay que ver también la voluntad de los demás. Pensamos que saldrá bien como las anteriores veces también pensamos que saldría bien, y tenemos más experiencia y más cohesión para dar este paso", dijo.

    Santi Kiroga precisó que "aquí no se está buscando la repetición de nada, pasó lo de Argel, lo de Lizarra, lo de Loyola y las negociaciones en Europa, y de todo eso la izquierda abertzale y todos los demás hemos aprendido".

    TXELUI MORENO

    Por su parte, el portavoz de la izquierda abertzale Txelui Moreno reiteró hoy que el "proceso democrático" propuesto en el documento 'Zutik Euskal Herria' se tiene que desarrollar "sin violencia" y se preguntó "si el Estado acepta eso".

    "Nosotros lo hemos dejado negro sobre blanco, está escrito cómo entendemos que tiene que darse ese proceso: sin violencia. ¿El Estado acepta eso? ¿El Estado acepta los principios Mitchel como nosotros lo hemos reflejado? No nos lo hemos inventado. Son modelos de resolución de conflictos aceptados internacionalmente", defendió en una rueda de prensa.

    Txelui Moreno afirmó que "la izquierda abertzale ha dicho claramente cómo quiere que se dé ese proceso y ahora le toca a la otra parte, y les toca también a los agentes políticos, sociales y sindicales de Euskal Herria posicionarse ante ese proceso, no vale mirar para otro lado".

    El portavoz de la izquierda abertzale señaló, en una rueda de prensa convocada para hablar de cuestiones relativas al documento 'Euskal Herria Zutik', que "el Partido Socialista sí que modula su discurso en Euskal Herria en cuanto a los documentos, pero mantiene la lógica del palo y la zanahoria, mantiene en el Estado la estrategia de Rubalcaba de más represión y de intentar condicionar el debate con detenciones y torturas".