24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 3 de junio de 2008

    Juzgan hoy en Jaén a un acusado de quemar el piso de su ex compañera rociando con gasolina una persiana

    JAÉN, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Jaén juzga hoy a un hombre de 64 años de edad acusado de quemar el piso de su ex compañera después de que rociar con gasolina una de las persianas que da a la calle, prenderle fuego y darse a la fuga en su vehículo, hechos que han motivado que el fiscal reclame que sea condenado a cuatro años de prisión.

    El fiscal recoge que en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, que el pasado 27 de septiembre José Manuel M.M. acudió al puesto de trabajo en Pozo Alcón (Jaén) de la víctima, con la que convivió durante once años, y la molestó del mismo modo que ha hecho "muchas otras veces desde que cesó su relación", si bien ella "no se atreve a decirle que se marche por miedo a represalias".

    En esta ocasión en concreto, llegó el hombre diciéndole que por qué le despreciaba ni aceptaba los regalos que le hacía, acusaciones que le hizo justo en el preciso momento en que llegó la hija de la mujer, a la que le dijo entre otras cosas que su madre le robaba cuando estaban juntos, tras lo que la joven avisó a la policía para que lo sacara de allí.

    Horas después y ya entrados en la noche de ese mismo día, el procesado fue a la casa de la mujer y llamó a la puerta sin conseguir que le abriera la puerta, por lo que cogió un objeto e intentó hacer palanca para abrirla, aunque lo único que logró fue causar daños tasados en menos de 400 euros. Estos hechos motivaron la incoación de diligencias urgentes que derivaron en un acto alejamiento que le fue notificado ese mismo día.

    Transcurridos dos días el acusado volvió a la casa de la víctima y, tras llamar sin éxito a la puerta, cogió un bote de gasolina y lo usó para rociar una ventana exterior de la casa, le prendió fuego y se fue con su vehículo. El fuego provocó unos daños tasados en 1.056 euros y localizados en la parte de fuera del domicilio, gracias a que la mujer pudo sofocar las llamas antes de que se propagasen por el interior pues los cristales de las ventanas "se rompieron con el calor producido por el fuego", siempre según el relato articulado por el ministerio público.

    Para el fiscal todos estos hechos son constitutivos de una falta de injurias leves, un delito continuado de coacciones, una falta de daños, un delito de quebrantamiento de condena y otro más de años por los que reclama que sea condenado a cuatro años de prisión y 18 días de localización permanente. Además, determina que indemnice a la mujer en la cantidad de 1.056 euros.