23 de octubre de 2019
3 de marzo de 2009

Juzgan desde hoy en Málaga a dos ex jefes de Udyco acusados de encubrir a un narcotraficante

MÁLAGA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Málaga tiene previsto celebrar desde hoy el juicio contra dos ex responsables de la Udyco Costa del Sol, Valentín Bahut y Alfredo Marijuán, para los que la Fiscalía malagueña solicita una pena de 18 meses de cárcel y 11 años de inhabilitación al acusarlos de los delitos de encubrimiento y revelación de secreto en relación con un presunto narcotraficante italiano afincado en la localidad malagueña de Benalmádena.

La vista oral se celebrará en la Sección Segunda y está previsto que continúe los días 11, 18 y 24 del mismo mes. Desde la defensa de Bahut sostienen, según indicaron a Europa Press que no se han cometido los hechos de los que se le acusa por el ministerio fiscal y por tanto entienden que no hay responsabilidad penal.

Las investigaciones de este caso se llevaron a cabo sobre todo por el Grupo Cuarto de la Unidad de Asuntos Internos del Cuerpo Nacional de Policía. Junto al que fuera comisario de la Brigada Provincial de Policía Judicial, jefe de la Udyco Costa del Sol Valentín Bahut y al entonces inspector jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Málaga, jefe de la Sección Operativa de Crimen Organizado, Alfredo Marijuán; está acusado sólo por encubrimiento otro inspector de la Policía Nacional con destino de jefe accidental de la frontera de Tarifa (Cádiz).

Según las conclusiones provisionales del fiscal, a raíz de las investigaciones se tuvo conocimiento de las relaciones que mantenían ambos mandos policiales con un italiano, presunto narcotraficante, Marco T.R., que era investigado desde hacía años por las autoridades italianas y que a pesar de ello actuó como confidente de la unidad dirigida por Bahut, "con el que llegó a forjar unos estrechos lazos de amistad".

Los dos jefes policiales "llegaron a facilitar al presunto narcotraficante información reservada obtenida en las bases de datos policiales" para identificar matrículas, lo que ocurrió, según el escrito de calificación de la acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press, al menos en dos ocasiones, en diciembre de 2005 y en marzo de 2006.

En una ocasión, Bahut consultó la base de datos y supo que el confidente tenía una orden de detención europea a efectos de extradición, por lo que le telefoneó "para avisarle" y le aconsejó que como estaba en Marruecos se quedara "guardadito", señala el relato de la acusación pública. En los días sucesivos, ambos hicieron los preparativos necesarios para que pudiera regresar al país sin el riesgo que para él suponía la requisitoria pendiente", precisa el escrito.

El fiscal sostiene que Marijuán, que está imputado en otro caso por presuntas irregularidades en el ejercicio de su profesión, contactó con un amigo suyo marroquí quien confirmó que la orden de detención no estaba vigente en el país alauita y que le acompañó en el viaje desde Tánger a Tarifa, donde fue recibido por el tercer acusado, quien "se preocupó de que el súbdito italiano pasara los controles policiales sin que su documentación fuera verificada". Tras estar unos días en España, los acusados dispusieron lo necesario para que volviera a Marruecos.

Así, la Fiscalía acusa a Bahut y a Marijuán de los delitos de revelación de secreto, por el que pide la pena de 15 meses de multa, con cuota diaria de 10 euros --4.500 euros--, e inhabilitación por dos años; y de encubrimiento, del que también acusa al tercer agente de Policía, por el que solicita 18 meses de prisión y nueve años de inhabilitación absoluta para cada uno de los procesados.

En lo que respecta al marroquí, el ministerio público pidió el sobreseimiento provisional y archivo de la causa contra él por entender que los hechos no eran constitutivos de infracción penal, dado que el delito de encubrimiento que se le imputaba exige que sea una actuación de abuso de funciones públicas, lo que "no se daría en el mismo dada su condición de particular".