15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 10 de abril de 2008

    Kosovo.- FAES cree que la continuidad de las tropas españolas "respalda la secesión" y "viola" la resolución ONU

    MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) considera que, tras la declaración unilateral de independencia de Kosovo, la continuidad de las tropas españolas desplegadas desde 1999 con la Fuerza de estabilización de la OTAN (KFOR) "respalda la secesión ilegal" de la región balcánica y "viola" la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

    "Las tropas que entonces llegaron (a Kosovo en 1999) y hoy permanecen lo hacen bajo una resolución del Consejo de Seguridad que no deja lugar a dudas sobre la pertenencia del territorio de Kosovo a una entidad superior. De ahí que el reconocimiento de la independencia de Kosovo no sólo sea ilegal porque no cuenta ni con la aprobación del Parlamento serbio ni con la aprobación del Consejo de Seguridad, es algo mucho más grave. Va en contra de lo establecido por el Consejo, varios de cuyos miembros, redactores de la citada Resolución 1.244, han violado los acuerdos vigentes al reconocer unilateralmente a la República de Kosovo", afirma el centro de estudios.

    En un documento titulado '¿Alguien sabe por qué nuestras tropas permanecen en Kosovo', recogido por Europa Press, el centro de estudios y análisis sostiene que la coincidencia del PP y el PSOE al rechazar la declaración soberanista kosovar representa "un acuerdo más aparente que real" por las visiones, valores e intereses que defienden uno y otro partido.

    Tras la intervención contra Milosevic, señala Portero, el Consejo de Seguridad de la ONU fijó que las tropas tenían como objetivo "promover" la autonomía y el autogobierno "sustanciales" de Kosovo "hasta que se llegue a una solución definitiva", "facilitar" el "proceso político" para determinar su futuro status y "defender los derechos de un grupo de ciudadanos ante el abuso de poder de sus gobernantes". FAES recalca que la resolución reconocía "la vigencia del derecho autonómico pero relegaba el estatuto definitivo al resultado de un proceso político a partir de los acuerdos tomados en el Château de Rambouillet". "Los límites de esa negociación eran inciertos pero no así la soberanía del territorio", sostiene el centro de estudios presidido por Aznar.

    "Estamos acostumbrados a oír acusaciones sobre actuaciones carentes del preceptivo acuerdo del Consejo. La realidad es que son tantas las crisis en las que los miembros del Consejo son incapaces de llegar a un acuerdo que resulta imposible e inmoral, quedarse de brazos cruzados sin hacer algo. La Guerra de Kosovo fue un ejemplo. Se actuó sin el respaldo de una resolución, por la amenaza rusa de veto. Éste no es el caso. Aquí sí hubo acuerdo: el reconocimiento expreso de la soberanía de la entonces República Federativa de Yugoslavia", explica.

    ZAPATERO "PROTEGE" A LOS KOSOVARES, QUE "ADEMÁS" SON MUSULMANES

    El escrito de FAES critica acusa al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de haber aceptado "intervenir" en Kosovo "para proteger a los kosovares que, además, eran musulmanes". "Como protector de los nacionalistas, simpatizó con las demandas kosovares pero la proclamación de la independencia ponía en peligro su control sobre sus propios aliados políticos. Si para lograr su apoyo parlamentario tenía que hacer importantes concesiones políticas, que muchos consideran inconstitucionales, con un precedente de la importancia del establecido en Kosovo las exigencias aumentarían, tanto como las esperanzas de muchos en ver pronto sus presuntas naciones libres del yugo castellano", asegura.

    Portero arremete también contra el "pacifismo" de Zapatero y contra su primer ministro de Defensa, José Bono, a quien atribuye haber sido el primer responsable de los ejércitos que se mostró "dispuesto a la rendición preventiva". "Bono dijo durante una conferencia en Estados Unidos que prefería morir a matar. ¿Qué se puede esperar de un Ejército dirigido por políticos dispuestos a la rendición preventiva?. ¿Quién puede tomarse en serio un aliado que rehuye su responsabilidad?. Nunca como ahora se puede aplicar a España el viejo dicho de que la política es sólo política nacional", subraya. "¿Cómo es posible que bajo la bandera española nuestros oficiales protejan a quienes han violado el mandato que nos llevó hasta allí y persigan a sus víctimas?. ¿Se imaginan al Ejército español desplegado en el País Vasco apoyando a las fuerzas separatistas y tratando de controlar a los constitucionalistas?, porque de eso se trata", concluye.