23 de enero de 2021
29 de julio de 2006

Ley Memoria.- El PSOE confía en que los grupos parlamentarios, incluido el PP, apoyen el proyecto en las Cámaras

Jáuregui responde a Rajoy que este proyecto sí "es necesario" porque, mientras "haya deudas pendientes", "habrá que mirar al pasado"

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, confió hoy en los diferentes grupos parlamentarios, incluido el PP, apoyen el proyecto de Ley de Memoria Histórica --aprobado ayer en Consejo de Ministros-- durante su trámite en las Cámaras.

"Todo lo que corresponde a la Transición configura medidas en las que en cierto modo está recogido en ese espíritu de reconciliación que se produjo en esos años y esta ley va en esa dirección", manifestó Jáuregui en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press. Por ello, pidió a los diferentes grupos parlamentarios que presenten sus enmiendas correspondientes y "guarden sus juicios prematuros" sobre la norma para su trámite en las Cámaras.

Según destacó el dirigente socialista este proyecto de ley es "muy equilibrado" y recoge además "elementos fundamentales que ya estaban siendo reivindicados". Por tanto, insistió, "no creo que ningún partido pueda decir que no".

En este sentido y tras señalar que con esta norma se pretende "incorporar al futuro la idea del pasado, Jáuregui se dirigió al PP y, en concreto, a su presidente, Mariano Rajoy, al que respondió que sí "es necesaria" su aprobación porque, mientras "haya deudas pendientes", "habrá que mirar al pasado".

"Ayer el señor Rajoy dijo que ésta es una ley innecesaria, y yo, al respecto, sólo hago dos consideraciones: en primer lugar, los países tienen que mirar al pasado porque la verdad forma parte de nuestra realidad y, en segundo, hay deudas pendientes con la historia, por lo que hay justicia que realizar", dijo.

Preguntado porque en el proyecto no se haya incluido la anulación de los juicios sumarísimos, Jáuregui apuntó que la derogación de estas sentencias podría poner "en tela de juicio toda la seguridad jurídica del periodo franquista, porque, con el mismo argumento, alguien podría reclamar la revisión de otro tipo de resoluciones de la época.

"EQUILIBRIO DELICADO"

En este sentido, Jáuregui aseguró que el Gobierno se ha movido en un "equilibrio delicado", queriendo, por una parte, reconocer a esas personas que fueron objeto de resoluciones "injustas", pero al mismo tiempo "sin extraer consecuencias que levantaran el suelo jurídico que durante 40 años se produjeron en España".

Añadió que, con esta nueva actuación política sobre las "deudas pendientes de la Guerra Civil y de la represión, el Gobierno "nunca quiso que se reabriera la herida de las dos españas machadianas", dijo Jáuregui. "Esto al PSOE le duele particularmente porque ha sido muy protagonistas de aquella transición modélica", subrayó.

En este sentido, estimó que en el proyecto de ley, "razonable, necesario y bueno", hay "un espíritu muy constructivo y una actitud muy delicada para evitar que esta ley pueda ser interpretada como una reapertura de las viejas heridas".

Y concluyó diciendo que, aunque "ese valor fundacional de la convivencia democrática que ha dado los mejores 30 años de la historia española no pueden ser cuestionado, tampoco debe permitirse que la amnesia se instale en el país".