22 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

Mas reivindica una ley electoral, la gestión de El Prat y los puertos de Barcelona y Tarragona

Mas reivindica una ley electoral, la gestión de El Prat y los puertos de Barcelona y Tarragona
CIU

Reducirá hasta un 25% el gasto en informes, campañas y protocolo

BARCELONA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El futuro presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado durante el discurso de investidura del Parlamento catalán que buscará el consenso para elaborar una ley electoral catalana que permita un acercamiento de la política a la ciudadanía y garantice una adecuada representación del conjunto de Cataluña.

Sobre la organización territorial, ve necesario superar la actual división provincial de forma consensuada y sin que conlleve un aumento de los costes.

Mas priorizará el impulso del Consejo de Justicia de Cataluña, como órgano de gobierno descentralizado del Poder Judicial, así como asumir las plenas competencias sobre los medios materiales, oficinas judiciales y órganos y servicios de apoyo.

AGUA Y ENERGÍA

Sobre infraestructuras, ha reivindicado que Cataluña asuma la gestión del Aeropuerto de El Prat y de los puertos de interés general --Barcelona y Tarragona--, que a día de hoy están a manos del Estado. "Se debe hacer desde Cataluña y pensando en Cataluña", ha recalcado.

Sobre el agua, que "hay que ir a buscarla donde haya excedentes", en una alusión velada al trasvaso del Ródano (Francia), que siempre ha defendido CiU.

En energía, ha certificado que "Cataluña no es una isla que pueda permanecer al margen de las redes", refiriéndose implícitamente a la interconexión eléctrica con Francia que ERC e ICV-EUiA rechazan pese a que está ejecutándose.

Mas ha anunciado también que reducirá entre el 15 y el 25% el gasto en informes, estudios técnicos, campañas institucionales, gastos de representación, publicidad y protocolo.

Este anuncio se suma a los otras medidas que durante la campaña electoral ya había anunciado para hacer una administración más ágil, austera y delgada: rebajar un 20% el número de consejerías, reduciéndolas a un máximo de doce, y un 25% de altos cargos y personal de confianza.

Teniendo en cuenta que la administración representa un 20% del PIB catalán, ha dejado claro que la reforma debe hacerse con sus activos internos, y que su apuesta pasa por que haya "menos normas, más bien hechas y más fáciles de cumplir".

Para adelgazar el peso de la administración, "que ha crecido en exceso", Mas propone no cubrir las bajas por jubilación --excepto en servicios básicos--, y redimensionar a la baja organismos autónomos, empresas y consorcios de la administración, fusionando entidades para evitar duplicidades y eliminando las que no sean necesarias.

Ha planteado también impulsar la concertación de servicios por parte de la Generalitat, y se ha comprometido a no aprobar ninguna regulación si antes no se ha eliminado una de antigua, "y si pueden ser dos, mejor".