22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 17 de agosto de 2009

    Mayor Oreja propone "solemnizar" en el Congreso que no se negociará con ETA y mostrar que "no asumimos ninguna tentación

    Reclama al Gobierno "voluntad política" para desalojar a ANV de los Ayuntamientos y avisa que ETA hará "una oferta trampa"

    CÁDIZ, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El ex ministro del Interior y eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja pidió al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dos "gestos" en su lucha contra ETA: una "solemnización" en el Congreso de que "no se va a dialogar" con la banda terrorista y "voluntad política" para echar a ANV de las instituciones vascas.

    En una entrevista con Europa Press, el jefe de filas de los 'populares' en el Parlamento Europeo sostuvo que la organización terrorista quiere plantear al Gobierno "en no mucho tiempo" una nueva "oferta trampa" de negociación y aseguró que por eso "ha matado y ha actuado en el mes de julio".

    Esta oferta, explicó, irá "más allá de la tregua indefinida" con la que se presentó en 1998 y en 2004 y, para prepararla, los terroristas están queriendo "demostrar fuerza ante sus seguidores". En su opinión, ETA ahora "juega las bases para la segunda parte de la negociación", porque "sabe que si hay una primera parte, llegará una segunda".

    Mayor Oreja afirmó que el objetivo último de esa "oferta trampa", una vez que ETA ya "ha ayudado a que el PNV fuese desalojado democráticamente de las instituciones vascas", es conseguir "aterrizar políticamente en el País Vasco", a través de las elecciones municipales de 2011.

    Precisamente, defendió que ese "polo soberanista" que "está impulsando ETA" significa que la banda "necesita aterrizar políticamente en las elecciones municipales del País Vasco".

    "SOLEMNIZAR QUE YA NO ASUMIMOS NINGUNA TENTACIÓN"

    Por ello, ante esta situación, el ex ministro del Interior pidió al Gobierno de Zapatero dos "gestos". En primer lugar, "solemnizar" en el Congreso de los Diputados que "no se va a dialogar con ETA, que no va a haber ninguna esperanza para ETA en su final".

    En su opinión, más allá de "las meras declaraciones, por relevantes que sean" que en este sentido se hagan desde el Ministerio del Interior o la Consejería vasca del ramo, es necesario "solemnizar" que "no vamos a estar pendientes de su oferta y que ya no asumimos ninguna tentación", del mismo modo que "se solemnizó en el Congreso la apertura de conversaciones".

    Esto no sería, explicó, más que "concretar" en el Parlamento "lo que ya están diciendo en actuaciones particulares y privadas responsables del Gobierno vasco y del Gobierno español, además de los líderes de la oposición del PP".

    Además, Mayor Oreja instó al Ejecutivo a "otro gran segundo gesto", consistente en estudiar "hasta qué punto podemos profundizar en la expulsión de los miembros de ETA o próximos a la organización" que están en las instituciones vascas, gracias a que "pudieron esconderse o escaparse en aquella trampa en 2004".

    "SI HAY VOLUNTAD POLÍTICA, HAY FÓRMULAS JURÍDICAS"

    "Yo siempre estoy seguro y convencido de que si hay voluntad política, se encuentran las fórmulas jurídicas adecuadas", explicó. En este punto, Mayor Oreja recordó cómo, siendo ministro del Interior, no logró que el Consejo Europeo creara la euroorden de detención y entrega de delincuentes y después "en dos meses" las instituciones europeas "encontraron los cauces adecuados" para elaborarla cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre en Washington y Nueva York.

    Para el dirigente 'popular', "si hay voluntad política, con la ley en la mano, siempre hay maneras de combatir y desalojar a quien está siendo apoyado y soportado por una organización terrorista".

    Según Mayor Oreja, es importante tomar estas decisiones, que tendrían "un efecto político saludable entre los españoles" y también "entre los miembros próximos a ETA". A su juicio, la banda terrorista es "siempre la expresión de la debilidad de España. "Es el termómetro de la fortaleza y de la debilidad de España", sentenció.