20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 28 de agosto de 2008

    Montoro expresa su disposición para negociar un nuevo sistema de financiación autonómica, aprobado por unanimidad

    MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El responsable económico del PP, Cristóbal Montoro, expresó hoy su disposición para negociar un nuevo sistema de financiación autonómica que sea "aprobado por unanimidad" de todas las comunidades autónomas ya que a su juicio, "es la forma de garantizar que no haya perdedores ni ganadores" en la nueva distribución de los recursos públicos.

    En declaraciones a la Cadena Cope y Radio Nacional, recogidas por Europa Press, Montoro, dio a conocer los temas en los que el PP, va a insistir en la comparecencia prevista para esta tarde. De esta manera arremetió contra el Gobierno de Zapatero y aseguró que no se puede hablar de un nuevo sistema de financiación de las grandes prestaciones sociales sobre la base de subir los impuestos.

    "Como formación política, vamos a insistir en que estamos dispuestos a negociar un nuevo sistema de financiación autonómica que tenga que ser aprobado por unanimidad-- explicó --Es la forma de garantizar que no haya perdedores ni ganadores en esta nueva distribución de los recursos".

    Asimismo, el responsable económico del PP, defendió la postura de su partido sobre la puesta en práctica de un modelo de financiación basado en la solidaridad entre los territorios para garantizar el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos con independencia de su lugar de residencia.

    SI NO ES BUENO PARA CATALUÑA NO ES BUENO PARA ESPAÑA

    En esta línea criticó la presentación pública que el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, hizo a finales de julio, calificando de "grave" y "equivocado" que la solidaridad "ni siquiera" figurase en la propuesta. Agregó que eso "no es bueno para Cataluña" y "si no es bueno para Cataluña, no es bueno para el conjunto de España".

    "Estamos insistiendo en que desde Cataluña se está en pleno derecho de reclamar mejoras y más financiación para esos servicios públicos pero, en ningún caso, debe ser a costa de reducir la solidaridad entre los españoles porque lo que hacemos de esta manera, es perjudicar nuestro bienestar común y en definitiva, ir en contra de nuestra capacidad de crecimiento y creación de empleo", aseveró.