29 de marzo de 2020
8 de septiembre de 2008

Moratinos dice que Barcelona debe acoger la Unión por el Mediterráneo para seguir aportando diálogo en la región

Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento defienden juntos la candidatura la V Conferencia de Embajadores de España

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, defendió hoy la candidatura de la capital catalana como sede del 'Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo' invocando la aportación de esta ciudad como clave para el diálogo en toda la región, y su "vocación de futuro" para seguir haciéndolo.

Moratinos recordó que ahí empezó en 1995 el denominado Proceso de Barcelona, que fue "el motor que revolucionó la diplomacia del siglo XX y que adelantó la del siglo XXI".

Para él, aquél encuentro sigue siendo una referencia, por lo que defendió esta candidatura frente a las que han presentado Marsella, Marruecos, Malta y Túnez.

La decisión se tomará el 3 y 4 de noviembre en la reunión de embajadores en Marsella. "Hoy es el pistoletazo de salida para seguir trabajando hasta noviembre", dijo.

Según él, ni España ni Cataluña ni Barcelona quieren perder esta oportunidad de incrementar las relaciones euromediterráneas. Así, España reivindica la capital catalana por su vocación mediterránea y su papel como símbolo del esfuerzo de toda Europa y el Mediterráneo por construir un futuro común, desde el Proceso de Barcelona, surgido hace 13 años.

En representación del Gobierno central, el ministro defendió la candidatura junto al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y a la secretaria de la Generalitat para la UE, Anna Terrón, durante la V Conferencia de Embajadores de España. "No podemos fallar, está bien encaminada la candidatura", insistió Moratinos.

Jordi Hereu alegó que Barcelona tiene experiencia en eventos internacionales, y destacó que tiene un fuerte apoyo institucional no sólo de la Generalitat, sino también del Gobierno central.

También destacó la situación geográfica de su ciudad como una de las bazas para conseguir la sede, además de razones "geoestratégicas, sociales, económicas y culturales". La sede se instalaría en el ala Este del Palau de Pedralbes.

Anna Terrón justificó el lema de la candidatura, 'Barcelona. Vocación euromediterránea', afirmando que esta ciudad es "el símbolo del esfuerzo de toda Europa y del Mediterráneo para construir un futuro común".

El 14 de julio nació oficialmente el 'Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo', la iniciativa que, promovida por la UE en su conjunto --con el impulso de la presidencia francesa-- y formada por todos los países de la ribera sur y este de la región, quiere impulsar, consolidar y reorientar el camino iniciado en 1995.

La declaración suscrita en París, el nivel de representación (44 Estados) y los acuerdos alcanzados sientan las bases para establecer un verdadero marco definitivo de relaciones políticas, económicas y sociales en una zona de máxima trascendencia, castigada por décadas de recelos y conflictos y marcada por un desarrollo inferior a las posibilidades y expectativas de sus habitantes.