9 de abril de 2020
20 de diciembre de 2008

Otegi aboga por que la izquierda abertzale construya "sin prisas" un proceso de negociación con los Estados

Participó en Burlada en la presentación del libro 'La red. El tormento de la España constitucional'

PAMPLONA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi afirmó hoy que la izquierda abertzale tiene que construir "con paciencia" y "sin prisas" un proceso de negociación con los Estados. Y defendió que la izquierda abertzale es "muy fuerte" en una mesa de negociación porque "lleva la demanda de la mayoría popular del país" y porque "tiene argumentos poderosos".

Otegi, que participó esta mañana en Burlada en la presentación del libro 'La red. El tormento en la España constitucional', de Xabier Makazaga. En su intervención, se mostró seguro de que son "mucho más fuertes que el Estado español en la mesa de negociación". "Lo que no quiere decir que el Estado español no sea capaz de saltarse eso a la torera y no tenga mecanismos de coacción para seguir haciéndonos sufrir", dijo, para añadir que tiene la percepción de que los observadores internacionales y la comunidad europea están "en disposición" de ayudar y colaborar en un nuevo proceso de negociación "si se diera".

Otegi apostó por que la izquierda abertzale "recupere" la confianza en sus "propias fuerzas". "Tiene que cimentar el futuro sobre la organización, el trabajo constante y un ejercicio de convencimiento a los que no piensan como nosotros", opinó, y manifestó que "luchamos para ganar". "Ganar tiene que ser el objetivo de la izquierda abertzale en los próximos años", reivindicó.

Manifestó que es el "momento de los independentistas de izquierda" y que, por ello, deben realizar una apuesta por disputar la "hegemonía" al PNV. "Hay que construir un bloque popular de izquierdas en Euskal Herria que dispute la hegemonía electoral, social, cultural, política e institucional al PNV", indicó.

Otegi señaló que ello no será tarea fácil porque la izquierda abertzale "vive una situación de ilegalizacion y persecución", pero recordó que tiene "capital humano y político".

Igualmente abogó por habilitar un "frente democrático" que se "enfrente al Estado, a las políticas de regresión de las libertades democráticas y demande la libertad de nuestros presos". A su juicio, la izquierda abertzale tiene un deber moral por "sacar a los presos a la calle". Algo que, en su opinión, sólo puede darse en el marco de un acuerdo político con el Estado o un proceso de negociación.

"OPERACIÓN CONSTITUCIONAL"

En su intervención en la Casa de Cultura de Burlada, Arnaldo Otegi criticó la "operación constitucional" en España, que a su juicio se hizo "intentando mantener, aunque cambiando las formas, la herencia del testamento de Franco: que España no se podía romper, que el Ejército era el garante de esa unidad y la imposición de la monarquía".

Según dijo, sólo la izquierda abertzale denunció dicha operación que, en su opinión, buscaba "asimilar al pueblo vasco dentro de las coordenadas que se estaban construyendo en el Estado español" y "mutilar el proyecto independentista". "Y esa operación ha fracasado", sostuvo.

"Si alguien pretendía que 30 años después éste fuera un país sin conciencia nacional, sin conciencia de su lengua nacional, de los derechos nacionales que le asisten... ha fracasado", dijo, igual que lo ha hecho, a su juicio, el intento de "destruir" a la izquierda independentista.

Otegi defendió que estos "fracasos" son "activos" ahora para la izquierda abertzale, como también lo es que "todo el mundo quiere cambiar el estatus político". "Todo el mundo es consciente de que no se puede construir el futuro desde los actuales marcos", apuntó, para añadir además que la globalización no ha acabado con los proyectos nacionales.

"Hoy nadie puede discutir a los vascos, si construyen mayorías nacionales y democráticas, el derecho a construir un Estado en Europa", defendió. Y aunque señaló que la situación es "extremadamente delicada y dura" y están "en libertad muy provisional y muy vigilada", indicó que no se debe perder de vista "lo que acontece a nuestro alrededor y en el mundo".

En la presentación del libro, participó también José Mari Esparza Zabalegui, director de la editorial Txalaparta, quien consideró que esta publicación es "un triste paradigma de 30 años de constitución" y censuró que la "tortura es una lacra eterna". Igualmente, intervino Txelui Moreno, ex concejal en Burlada.